martes, 21 de agosto de 2012

26 de julio: ¿Fiesta nacional o funeral?

Primera parte.
Autor: Carlos B. García Ocampo.

"El Gobierno no tiene capacidad para cambiar, es un gobierno anciano, con ideas ancianas."
Antonio G. Rodiles.

Cada aniversario de la llamada, o mal llamada Fiesta Nacional por el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, son cada vez más un pretexto incómodo de validación política y patriótica para recordar los ideales y aspiraciones por los que fueron a casi un patíbulo seguro, aquellos héroes y valientes que no murieron ni por comunistas, ni por establecer una macabra dictadura en nuestro país.
Cada vez menos sitial y tiempo de recordación, pues los que fueron a morir por idealismo, para lograr el perfeccionamiento político de la democracia real, la justicia , la economía popular, y contra el entreguismo al dominio extranjero., si revivieran, y conocieran de los tantos fracasos, del incumplimiento de los objetivos fundamentales prometidos, resultados del desvarío, traición política y el establecimiento de la más terrible dictadura totalitaria, jamás ni siquiera imaginada en Cuba, volverían a morir, pero de infartos masivos.
En el recién acto central festejado en la provincia de Guantánamo, esta costosísima conmemoración para un país en bancarrota, lastimosamente pedigüeño, ineficiente y despilfarrador., se celebró por menos de una hora lo que costó ciento de miles de dólares, es decir, millones de pesos. Sus dos expositores principales, el dictador de turno y su segundo, como en aquelarre político, solo pudieron presentarnos fracasos, retrocesos sostenidos y politiquería de bajo perfil.
Uno de ellos reconoció sin sonrojo la imposibilidad del incremento de los críticos salarios de los trabajadores... "hasta que avance la producción y la productividad de alimentos", cosa esta, que cada año y por décadas no crece, sino que se reduce a nivel de hambruna social. Y mientras, alardea de un pacifismo inexistente durante todo el periplo dictatorial, pero especialmente contra su propio pueblo desarmado, no obstante señala que: "mientras tanto estamos aquí con más cosas o menos cosas, pero siempre con la caballería lista...".
El segundo politiquero errático, que en su ensoñación parece creer que se dirige a un pueblo de "bobos de la yuca", reconoce una vez más en 50 años, la frustración de los ideales nacionales, sobre la liberación de la porción del territorio ocupado por la Base naval de Guantánamo, en contra de la voluntad soberana de la mayoría de los cubanos, y la califica de "flagrante violación del Derecho internacional... del cual jamás renunciaremos a recuperar".
Todo parece, más que una fiesta un funeral. Demasiados infortunios y desastres nacionales no incluídos en "la fiesta", ni justificables logros con controversiales y discutibles beneficios alcanzados,  pues a un pueblo al que falsamente se le atribuye el otorgamiento "gratis"  de educación y salubridad, que realmente paga con sangre, sudor y lágrimas, también necesita, techo (que no se le derrumbe), comida, economía en crecimiento sostenido, transporte y muchos otros etc., cosas estas probadamente paupérrimas y en retroceso, agravado por la coacción mafiosa de estado e impedimentos de la libre expresión, la libre asociación, reunión, etc., a riesgo de recibir camillazos, por los mismos que cobran del erario público para que nos atiendan y protejan, acción que convierte humillantemente a la persona en cosa, al estilo de los animales en la Roma de la antigüedad.
Si en 1959 un peso y un dólar eran equivalentes el uno al otro, y el salario mínimo era de alrededor de $20 por semana, lo que hoy es el promedio general mensual, significa que el poder adquisitivo retrocedió tormentosamente en aproximadamente el 75 % del total, y que para hablar de aumento primero habría de equipararse al equivalente, en que sería llegar a $ 80 al mes por las cuatro semanas, que sería el promedio mínimo mensual general de 1959., por lo que aumento propiamente dicho seria a partir de esa cantidad, pues fue por lo que se luchó y prometió. Por lo tanto, si el aumento depende de una producción y una productividad continuamente en retroceso, ello quiere decir que fueron a la "fiesta" a decirnos encubiertamente que bajo este gobierno, nunca jamás existirá incremento salarial. ¡Fiesta de qué!
La frase: "aquí estamos con más cosas o menos cosas... y con la caballería siempre lista...", podrían precisarla en decir: "aquí estamos con más hambre y menos cosas" por supuesto (para los de abajo) y con la caballería colonial, (no mambisa), siempre lista, pero contra el pueblo, que para eso se gradúan decenas de generales de una sola vez, y para los que si hay abundantes aumentos salariales y etc... El pueblo no aguanta más.  La vocación pacífica a la que se refirió, fue la paz de los sepulcros, la que se prepara.
El Vice-lacayo con la demagogia cansona y su promesa de liberación de la base naval de Guantánamo, señalando que..."continuaremos denunciando tan flagrante violación del derecho internacional...",que ya les debiera dar pena seguirla mencionando, sin acciones eficientes, concretas, tal pareciera que emula con  el chiste clásico y aburrido del politiquero que ofrece un puente donde no existe rio, (en este caso, cacareo internacional sin acción nacional), o peor, donde existiendo el rio de 116.5 km2, se ha ofrecido el puente durante más de 50 años, sin haberse puesto un clavo.