Blogroll

jueves, 25 de octubre de 2012

Dos tristes tigres.

 La Habana, Guatao, octubre de 2012. Joisy García Martínez.

Por la importancia económica que representa para el gobierno cubano y en sentido general debido a la dependencia petrolífera existente en nuestro país, todos vimos y seguimos en la televisión cubana las informaciones que con carácter parcializado, y los siempre filtrados detalles que ocurrieron recientemente en Venezuela. Nunca nadie supo en Cuba cual fue el proyecto social, económico y político del líder y candidato opositor Henrique Capriles. Su plataforma política, por el momento será todo un enigma para la mayoría de los cubanos. Podría asegurar personalmente, que si se me acercara a mi lado el candidato opositor y me dijera el demócrata: “Soy yo, Enrique Capriles, el candidato presidencial venezolano, no me conocen” mis cejas se elevaría al cielo y de entre mis labios saldría solamente un gesto, un sonido… que aproximadamente oiríamos así… schsss.

La legitimidad que le han otorgado los ciudadanos venezolanos al nuevo líder, con más de 6.42 millones de votos logrados a su favor en las urnas, no se los puede negar nadie. Sin lugar a dudas Capriles a movido estratégicamente el fichero… y puesto en jaque, casi en mate al chavismo. El socialismo del siglo XXI casi es noqueado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una alianza estratégica que reúne a la mayor parte de los partidos políticos de oposición en ese país. Nunca podremos calcular cuantas libras de uñas deben haber devorado por esos días sus adversarios políticos y dependientes económicos.

Rolando Segura, un reportero cubano que desde hace años trabaja para la cadena estatal TELESUR, nos mostro a través de pequeñas crónicas retransmitidas por el canal seis de la Televisión cubana, el entusiasmo con que una multitud de personas que marchaban en caravanas de carros agitaban banderas venezolanas, transportes repletos con personas entusiasmadas… iban apretando los claxon y agitando banderas hacia las urnas. Siendo honesto y sin que me quede nada por dentro, no había visto tanto frenesí electoral en un reportero cubano desde hace años, pues él y todos nosotros conocemos que en Cuba los ciudadanos solamente elegimos a un delegado zonal, es decir, de circunscripción, que mayoritariamente representa y justifica al poder, no teniendo poder político y económico para resolver nada sustancial a su electorado.

Después de esta experiencia “electoral” con más o menos sus propios errores y alguna que otra desconfianza razonable, me he estado preguntando: ¿Cómo poderle explicar y pedirles más sacrificios a la juventud cubana, será que nunca tendremos un país normal? ¿Cuándo los cubanos podremos elegir directamente a nuestro presidente? Los derechos políticos nuestros siguen secuestrados, las futuras elecciones en Cuba continúan teniendo una asignatura pendiente que aprobar, que el mundo civilizado conoce y le llama democracia.

Elecciones de delegados a circunscripción en Guatao.

Me dejaron una citación con uno de mis vecinos, me han invitado a votar por un delegado zonal. Estoy consciente, y a nadie le quepa la menor duda de que pienso que los problemas políticos deben tener soluciones políticas, y es por ello que después de haber leído y analizado varios puntos de vista que me hicieran llegar algunos compatriotas con respecto a que política tomar (que hacer) ante las recientes elecciones en Cuba a candidatos de circunscripción, intenté ir al colegio electoral que se encontraba ubicado en Guatao para anular mi supuesto voto. Si decidía ir, iría vistiendo un pulóver blanco como símbolo de limpieza, cambio etc.… pero, confieso que no pude y me abstuve de participar, pues al ver delante de mis narices nuevamente las dos tristes biografías de los dos tristes tigres oficialistas, mi desmotivación electoral aumentó enormemente de peso.

Me he estado preguntando desde entonces: ¿Cómo conformarme con tan indolente y apática actitud asumida? Y fue de esta forma en que intenté buscar respuestas entre mis vecinos. Ninguna sorpresa, no era yo solo el desmotivado, el que no sentía que estaba representado, el que miraba con recelos los supuestos y lentos cambios en nuestro país. En nuestro barrio muchos fueron a votar por no “marcarse” porqué no fueran ellos los botados, pero de sus empleos, los que enriquecerían aun más la supuesta “Lista negra” existente o vallase a saber, pues el mayor y casi único empleador en nuestra comarca y país es el Gobierno, quien cuenta en cada barrio con fichadores y censuradores de la postura ideológica individual, algo que siguen llamando Comité de Defensa de la Revolución (CDR).

Las estadísticas de las supuestas elecciones nadie de los que consulté me las pudo mostrar y el desinterés colectivo al respecto me ha apartado ya de la búsqueda, lo que si pude comprobar, es que el mismo delegado que estaba “electo” de nombre Nelson fue quien… ganó. El regocijo y emoción electoral de los ciudadanos de Guatao no fueron expuestos por la televisión, los periodistas oficialistas no nos imprimieron ninguna imagen de alegría y euforia, nuestro grato recuerdo será ninguno. Desde ya, comienzo a hacerme una pregunta: ¿Cuál será la nueva política a seguir del delegado oficialista, para que nuestro poblado del Guatao no nos continúe mostrando más tiempo un basurero a la entrada y otro a la salida? Una sencilla pregunta para el triste tigre “elegido”,… pero bueno, que es una raya mas para un tigre. Primerita pregunta, para continuar comenzando y no oxidarnos ante tanta apatía generalizada que nos afecta psicológicamente a todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada