Blogroll

jueves, 28 de marzo de 2013

jueves, 21 de marzo de 2013

Henry David Thoreau: Padre de la desobediencia civil.



                                                                       Parte II y final.
 
 Reflexiones y conclusiones...

“La desobediencia es el verdadero fundamento de la libertad. Los obedientes deben ser esclavos.”
Henry David Thoreau. 

En 1846 este profundo analista considerado padre de la desobediencia civil, creador de las bases autenticas de una nueva forma de lucha a la que denominó revolución pacífica, escribió su ensayo magistral sobre la desobediencia pacifica.
Refiriéndose a la democracia en su tiempo dijo: “¿Es democracia, tal como la conocemos, el ultimo logro posible en materia de gobierno? ¿No es posible dar un paso más hacia el reconocimiento y organización de los derechos del hombre? y aseguraba: “Nunca
podrá haber un estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que lo derivan... y en consecuencia le dé el tratamiento correspondiente.”

El ejército regular -decía- no es sino el brazo armado del gobierno permanente. Este a su vez aunque no representa sino el modo elegido por el pueblo de ejecutar su voluntad , es igualmente susceptible de abuso y perversión  antes de que aquel pueda actuar por su mediación.” , es decir, el brazo armado surge y se transforma en la macabra herramienta brutal del cuerpo y mente dictatorial, lo que también lleva a la obligada reflexión de que si un pequeño país como Cuba, que a ninguna potencia ni pequeño país puede intimidar, realmente le conviene sustentar las costosísimas fuerzas armadas, y en cambio invertir en su desarrollo… ese erario público es despilfarrado.

¿Acaso no ha quedado demostrado que no tener fuerzas armadas, sería más sabio para un país de paz, para que nunca más surjan caricaturas bufonescas de Napoleones burocráticos?
También Thoreau señaló: “Resulta común y natural de un respeto indebido  por la ley, es que uno pueda ver , por ejemplo, una columna militar;  coronel, capitán, cabo, soldados rasos, artilleros, etc. marchando en admirable orden colina arriba, colina abajo y valle, a través en dirección al frente , ¡en contra de su voluntad!. Si !Contra su sentido común y su conciencia!."

Es decir que personas con conciencia propia, común y de paz, son alienadas por las políticas gubernamentales, transformándose en simples mecanismos del poder.
¿A qué cubano no le recuerda esto a la gran mayoría de mercenarios involuntarios que el gobierno tiránico mal pagaba y en caso de muerte abandonaba sus restos, para ir a una guerra ajena, de apoyo a los intereses de la metrópolis rusa? 

Acaso los disidentes golpeados y ultrajados por los esbirros y sicarios cada vez más visibles, a tono con una dictadura desesperada y agonizante, no han observado como dentro de estos existen siempre algunos miembros que mal pueden disimular el asco y repugnancia que ocasiona ver golpear a mujeres y hombres que solo luchan con gladiolos e ideas pacificas, no siendo capaces de partir la espada al modo de él digno Federico Capdevila.
Thoreau aconsejaba: “Si la alternativa es mantener a los justos en prisión o renunciar a la guerra y a la esclavitud, el Estado no dudará en elegir. Si un millar de personas rehusaran satisfacer sus impuestos este año, la medida no sería ni sangrienta ni violenta, como si en cambio, el proceder contrario, que le permitiría al Estado continuar perpetrando acciones violentas con derramamiento de sangre inocente.

Y ese es de hecho la definición de la revolución pacífica, si tal es posible. Si el recaudador de impuestos o cualquier otro funcionario público me pregunta, como así ha ocurrido ya, “pero ¿Que he de hacer yo?”, mi respuesta es; si en verdad deseas colaborar, renuncia al cargo.

Cuando el súbdito niegue su lealtad y el funcionario su oficio, la revolución se habrá conseguido. Suponed no obstante que corra la sangre. ¿Acaso no se vierte esta cuando es herida la conciencia? La autentica virilidad e inmortalidad del hombre se pierde por esa herida, y aquel se desangra hasta la muerte eterna. Y yo veo correr ahora esos ríos de sangre."

Algunos pensamientos.

1- Antes que el amor, el dinero, la fe, la fama y la justicia, dadme la verdad.
2- Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación.
3- Creo que deberíamos ser hombres primero y ciudadanos después.
4- Declaro mi guerra al Estado, a mi modo, aunque seguiré haciendo uso y obteniendo cuantas ventajas pueda de él como es habitual en estos casos.
5- De que sirve la casa si no se cuenta con un planeta tolerable donde ponerle.
6- Deseo por igual ser un buen vecino y un mal ciudadano.
7-El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida, necesaria para adquirirle, ya sea a corto o largo plazo.
8- El hombre es rico en proporción a la cantidad de cosas de las que pueda prescindir.
9- Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley.
10- Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella me tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida... para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.
11- Hacen falta dos para decir la verdad; uno que hable, otro que escuche.
12- Hay más religión en la ciencia del hombre que ciencia en su religión.
13- Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.
14- La bondad es la única inversión que nunca quiebra.
15- La ley jamás hizo al hombre ni un ápice más justos, y, en razón de su respeto por ella, incluso los mejores dispuestos se convierten a diario en agentes de la injusticia.
16- La ley nunca hará a los hombres libres.  Son los hombres los que tienen que hacer la ley libre.
17- La mayoría de los lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida no solo no son indispensables, sino que resultan un obstáculo evidente para la elevación espiritual de la humanidad.
18- Las matemáticas no mienten, lo que hay muchos matemáticos mentirosos.
19- Lo que los hombres piensan de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica su destino.
20- me cuesta menos en todos los sentidos, el incurrir en pena de desobediencia al Estado que el obedecer, en cuyo caso me sentiría mermado en propia estimación.
21- Mis pensamientos asesinan al Estado.
22- No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida.
23- Nuestra vida siempre es malgastada por el detalle... simplificar, simplificar.
24- Nueve decimas partes de la sabiduría proviene de ser juiciosos a tiempo.
25- Nunca mires atrás a menos que estés planeando ir en esa dirección.
26- Se podría definir el cielo como el lugar que los hombres evitan.
27- Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde, ahora coloca las bases de ellos.
28- Si no logramos convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura entonces hacer lo bueno. La gente cree solo lo que ve.
29- Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad.
30- Un hombre es rico en proporción de las cosas que puede desechar.
31- Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse.
32- El dinero no sirve para comprar ni una sola necesidad espiritual.

CONCLUSIONES.

No se necesitan volúmenes de teorizaciones para enfrentar, con la llamada por Thoreau “revolución pacífica” la traidora tiranía que ha ensombrecido la nación cubana. Se necesita interiorizar y convertir en esencia dignificadora las enseñanzas y métodos que Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela supieron aplicar y perfeccionar en el terreno.

No se necesita un líder sabio y carismático que más de las veces regresan a seres humanos imperfectos, con toda la carga de consecuencias y lastre que ello conduce, como hemos visto y sufrido. Se ha dicho incluso que es más conveniente a nivel de cada pueblo y ciudad una colegiatura de varias figuras que eviten el caudillismo, dificulten la destrucción de los órganos de desobediencia civil y de esta forma no se interrumpe nunca.
Si resumimos a Thoreau en su doctrina de desobediencia, podríamos enumerar tres aspectos fundamentales:
1- La desobediencia civil pacifica es el arma social contundente, en que el individuo en UNIDAD vence al Estado, como ha sido demostrado, incluyendo los más poderosos.
2- La convicción moral y espiritual de la justeza del individuo como arma de enfrentamiento en esa revolución, es la base del triunfo.
3- Los obedientes a las injusticias, los atrapados en intereses venales, los vasallos espirituales, nunca son superiores a la mayoría de uno.


Carlos B. García Ocampo y Joisy García Martínez.
 
Base de información, Wikipedia, la enciclopedia libre, en su web de desobediencia
cívica y resistencia.

 
joisygarcia@gmail.com
 

jueves, 14 de marzo de 2013

Cuba te caché .

http://youtu.be/fkXYPvFCUsE

ASEDIAN CUENTAPROPISTAS EN EL GUATAO.

http://youtu.be/LZUBVqb1Qe4

Mahatma Gandhi: Un contrarrevolucionario peligroso.


                                                                         Parte IV y final.

Visión de Perfeccionamiento, Reflexiones y Conclusiones.

“Estoy absolutamente convencido de que ningún hombre pierde su libertad sino por su propia debilidad”
Mahatma Gandhi.

A sus virtudes y genialidad, a Gandhi debe sumársele ese conspicuo nivel de perfeccionador y reflexionador de la vida, valorando mucho la necesidad de comenzar el cambio del mundo, primero por nosotros mismos… él Dijo: “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”, lo que significa comenzar por nosotros mismos, desde el cada cual, el cada uno interior. Y profundizaba al decir: “Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se volverán actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjaran tu carácter. Cuida tu carácter porque formara tu destino y tu destino será tu vida.” Sabía perfectamente bien que la lucha no violenta requiere cerebro frio, corazón noble pero ardiente, voluntad y disciplinas mancomunadas, también paciencia, pues la naturaleza de la acción que lleva al triunfo no es explosiva sino implosiva.
Decía: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.”

Ver resultados requiere tiempo, lo que implica la necesidad de ser activos siempre. Incluso la propia acción total lleva internamente al triunfo que de inmediato no se ve. Tal vez por esto dijo: “Ante las injusticias y adversidades de la vida ¡Calma! Lo cual reforzaba su actitud de “He tomado sobre mis espaldas el monopolio de mejorar solo a una persona, esa persona soy yo mismo,” porque “Es mejor permitir que nuestras vidas hablen por nosotros a que lo hagan las palabras.”

Profundizaba mas cuando reflexionó y dijo: “Humildemente me esforzare en amar, en decir la verdad, en ser honesto y puro, en no poseer nada que no sea necesario, en ganarme el sueldo con el trabajo, en estar atento siempre a lo que como y bebo, en no tener nunca miedo, en respetar las creencias de los demás, en buscar siempre lo mejor para todos mis hermanos.” Siendo de corazón puro llegó a valorar como a inicuo a “El que retiene algo que no necesita, es igual a un ladrón.”  Complementándolo con: “Un cobarde es incapaz de mostrar amor, hacerlo está reservado para los valientes.”

Introspección de la lucha.
La lucha no violenta para lograr los objetivos básicos de libertad y justicia no destruye nada material, no dispara ni explosiona, pero… ¿cómo logra el triunfo, cual es la esencia de su accionar, cual es su fuerza?
Todo poder político, aun los más totales de los totalitarios, los mas fascistas de las dictaduras, necesitan un mínimo de credibilidad política, sin lo cual al rebasar el nivel de no aceptación pública, nacional e internacional, como un barco se inunda y finalmente hunde. La lucha no violenta, la que justifica su fin con medios honestos en contraposición a Maquiavelo, pacifica pero siempre activa, es un corredor paulatino del poder político, por ello Gandhi insistía en tener calma. El tiempo en la lucha contagia y suma conciencias que maduran en el perfeccionamiento de los indecisos.

Lo que comienza con 79 seguidores, llega a la costa con cientos de miles y no se detiene hasta ser millones. Para lograr ese nivel básico de credibilidad, los regímenes todos, siempre acuden a los niveles de manipulación, corrupción, distorsión de la verdad y realidad, erosionan la unidad del opositor, dividen e incluso, halan y sueltan cuerdas, con leyes y ardides que puedan hacerlos parecer mejores, cambiantes, pero que sustancialmente son los mismos. Es decir, lo que los cubanos conocemos como… gatos por liebres.
Cuando Gandhi a su pueblo desarmado, indefenso contra un imperio muy poderoso, finalmente logra la independencia sin disparar un tiro, porque logra hundir el británico barco de la fuerza y la injusticia, corroer su credibilidad política, nacional e internacionalmente.  Más aun, porque dicha potencia había luchado y sacrificado millones de vidas contra el fascismo en el nombre de la democracia que no ejemplarizaba en su atropello y abusos contra la India.
Cuando Martin Luther King con su movimiento no violento de lucha por los derechos civiles, inclinó el peso de la aceptación política, puso en bancarrota la credibilidad de un sistema democrático que cínicamente alardeaba de pureza.
Cuando ladinamente el régimen totalitarista de los castro, muestra al mundo logros fatuos, confundiendo malignamente, tanto nacional , más bien por miedo, como internacionalmente,  sin nunca referirse a los atropellos, hambres, miserias de todo tipo, castración de todos los derechos que antes existían y que han sido conculcados,  y para colmo de los colmos, las mismas victimas, en entierro total de los espíritus, masivamente apoyan con manifestaciones, y sin que existan replicas opositoras contundentes,  es de entenderse que no hay motivos para quejarse  por la falta de solidaridad externa, que esencialmente se logra solo después que se muestra la necesidad.
El valiente y digno movimiento opositor, a través de la lucha pacifica, pero no pasiva, pese a logros sustanciales, aun deberá seguir inclinando la credibilidad política, del barco que empieza a mostrar signos de hundimiento político.
Es por ello que desde hace mucho tiempo se escucha n referencias a planes A, B, C, de de contingencia para abandonar la patria traicionada.
La lucha no violenta requiere cierto nivel de conocimientos básicos que redunde en una unidad de acción ,aspecto este al que Martin Luther King ponía especial atención , existiendo personas designadas para la preparación o educación de los miembros, para la unificación de las acciones.  Aprovechando este resumen de tácticas e ideas de Mahatma Gandhi, resumimos tres reglas de oro en la lucha:
Primera: Luchar dentro de nosotros mismos contra nuestro odio al oponente, que también esta necesitado de la libertad de espíritu, pero no lo sabe. Nunca violencia, porque niega el principio de la lucha.
Segunda: No obedecer nunca las leyes injustas, en su sentido lato, es decir, leyes, decretos, reglamentos, órdenes verbales, etc. que lesionen la dignidad, humillen, degraden el espíritu o la persona.
Tercera: Ser activos constantes, proactivos. Como dice Gandhi: " Casi todo lo que realices será insignificante, pero es muy importante que lo hagas."
Las tres se pueden resumir en: 1.- No odiar ni violentar. 2.- No obedecer ley injusta. 3.- Ser activos.
Por supuesto que estas tres y todas, el solo hecho de ser opositor conlleva a posibles y seguras consecuencias, pero o pagamos el precio, como decía Martí, o como decía Gandhi, no podremos mirar a los ojos de nuestros hijos al decirle que viven así, porque no nos animamos a pelear.

ALGUNAS REFLEXIONES DE GANDHI.
1- Ojo por ojo y todo el mundo quedara ciego.
2-No hay camino para la paz, la paz es el camino.
3- ¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero lo he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que dice tu voz interior.
4- La vida y la muerte no son más que las caras de una misma moneda.
5- Para una persona no violenta, todo el mundo  es su familia.
6- Mi defensa es una plegaria muda.
7- Un minuto que pase es irrecuperable. Conociendo esto! como podemos malgastar, tantas horas?
8- Con el puno cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos.
9- Todo lo que se come sin necesidad, se roba al estomago de los pobres.
10- si tu estas en paz contigo mismo, al menos hay un lugar pacifico en el mundo.
11- Más que los actos de los malos, me horroriza la indiferencia de los buenos.
12- No tengo nada nuevo para enseñarle al mundo. La verdad y la no violencia son tan antiguas como las montanas. Todo lo que hice fue tratar de experimentarlas en la mayor escala posible.

CONCLUSIONES.
Obviamente si el líder de resonancia internacional, el ser humano casi puro, casi santo, adorado por millones de hindúes, admirado por la humanidad, especialmente los pobres y marginados, hubiera nacido en  Cuba castrista , dado sus principios, conceptos,  indomable voluntad y su sentido humanista, habría disentido por lo que sería considerado un contrarrevolucionario  peligroso.

Si el inmenso ser humano que fue esa Alma Grande, fuera un líder opositor en la vapuleada y sufrida Cuba castrista, donde los cipayos están esperando la orden para ametrallar a sus propios compatriotas desarmados, por el solo hecho de disentir , de tratar de vencer la censura,  la discriminación política, laboral, económica, el terror de las golpizas impunes de los Tontón Macoutes cubanos, los actos de repudios,  por parte de los que arrastran sus barrigas hambrientas al amo de la finca, entonces ese gran hombre , sería considerado un contrarrevolucionario peligroso.
Si esa Alma Grande, que expresó: “La verdad jamás daña una causa justa”, que veía en Dios la verdad, y en su lucha no violenta la búsqueda de esa verdad, quisieran obligarle a vivir en la indignidad de un sistema ateo, y en la mentira que es profesión de fe política contenida en todo lo que demagógicamente ofreció, y  fue trocado en su traición en  desgracia nacional,  por mas de medio siglo, entonces esta alma Santa opositora, este sol del mundo… seria en verdad un contrarrevolucionario peligroso.

Carlos B. García y Joisy García.
 
Tomado de Wikipedia libre, biografías y videos, todo de Internet. 


Mahatma Gandhi: Un contrarrevolucionario peligroso.

                                                                Parte III de IV 

 “Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear.”
Mahatma Gandhi.
Gandhi no solo fue un líder benévolo, profundo y desinteresado, sino, lo que llamaríamos en una guerra regular un gran estratega en las tácticas no violentas. Más que conceptos de autodefensa social veía en la acción no violenta el principio del humanismo en el enfrentamiento. Expresaba que “La no cooperación está dirigida no contra los hombres, sino contra los medios” pues como se sabe, una de las tácticas es no colaborar en nada, boicotear todo lo que responda a leyes injustas.
En su experiencia occidental en Londres, tuvo acceso a intelectuales que allanaron su inclinación no violenta de la lucha, tales como León Tolstoi en su libro “El Reino de Dios está en tus Manos”, al anarquista norteamericano Henry David Thoreau en su famoso ensayo “La Desobediencia Civil”.  Complementó y perfeccionó sus conocimientos con el Bhagavad Gitá, libro sagrado hindú. Pese a no contar con un antecedente practico, pues el pionero en este tipo de lucha fue él, estableció un precedente valido clásico, tanto para el movimiento cívico liderado por Martin Luther King, como para el sufrido y vapuleado pueblo cubano.

Entre sus conceptos proactivos se encuentran las marchas, (preferiblemente largas) que vayan propagando por sí mismas la protesta de que se trate, pues los resultados son implosivos, es decir, no se ven de inmediato. Boicots, que es la negación de apoyo al uso de productos o servicios, manifestaciones locales de todo tipo, destrucción de documentos que afecten la dignidad o derechos ciudadanos, o que respondan a leyes injustas. No obedecer ningún decreto o mandato lesivo a la dignidad humana, ciudadana o justicia, etc. El supo desde un principio, como lo expresó el Dalai Lama, que la no violencia debía brotar desde la sinceridad del corazón y no como un recurso inteligente u obligado por las circunstancias, por lo que dijo: “Gandhi sintió que la no violencia exige una condición muy fuerte, y el obstáculo mayor para ello es el odio.”
Gandhi dijo: “La acción no violenta sin la intervención del corazón y la cabeza, no puede producir el resultado que se busca.”... “La verdad es el objetivo, el amor el medio para llegar a ella.” Propugnaba siempre la necesidad de ser fiel a la conciencia, negando rotundamente y considerando despreciable el principio maquiavélico de que el fin justifica los medios, que un maestro hindú de política, exaltaba y ponía en práctica sin escrúpulos.
Elevó el amor, (ahimsa), a la categoría de arma política, develando el sentimiento de bondad humana como instrumento paralelo en la estrategia de la no violencia. Sus repetidas y dolorosas huelgas de hambre, (16), su dedicación apasionada a su pueblo, su devoción fervorosa y desinterés personal lo elevaron a la categoría única de padre de la patria, (Bapu), y a una conceptualización popular de casi un santo. Su humanismo era extremo, devenido herencia espiritual de su madre, que lo extendía explícitamente a los animales, llegando a decir que “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a los animales.” y más aun, “Siento que el progreso espiritual nos demanda que dejemos de maltratar y comer a nuestros hermanos, criaturas de Dios y solo para satisfacer nuestros pervertidos y sensuales apetitos.  La supremacía del hombre sobre el animal debería demostrarse no solo avergonzándonos de la bárbara costumbre de matarles y devorarles, sino cuidándolos y amándolos.  No comer carne constituye, sin la menor duda, una gran ayuda para la evolución y paz de nuestro espíritu.” Sin dudas, ese hombre antiguo también es un gran visionario del futuro.
El centro de su estrategia no violenta lo procuraba celosamente en la unidad, integrada a partir del Partido Nacional del Congreso. Lo principal era el fortalecimiento del espíritu acrecentando la dignidad a partir de la rebeldía ante la injusticia. Obsérvese el mensaje siguiente, brindado por Gandhi, en medio de la Segunda Guerra Mundial: “Deben invitar a Hitler y Mussolini a que tomen todo lo que quieran y de sus países. Si ellos quieren ocupar sus casas váyanse de ellas. Si no les permiten salir sacrifíquense a ellos, PERO SIEMPRE REHUSEN RENDIRLES OBEDIENCIA”. Enfatizaba que “Para el temeroso de Dios la muerte no conlleva a terror” y también, “La humanidad no puede liberarse de la violencia, más que por medio de la no violencia. Reforzaba el valor esencial del hombre en el ejercicio de la voluntad, cuando expresó que “La fuerza no emerge de la capacidad física. Viene de una indomable voluntad.”
Y se ponía a sí mismo como ejemplo, “Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante. Si siendo como soy hice lo que hice, imagínate lo que pueden hacer todos ustedes juntos.” Y desmoronaba la caterva moral y cívica del gobierno opresor de su pueblo, diciendo: “Cuando un gobierno ha tomado las armas contra su pueblo desarmado, ha perdido su derecho a gobernar.”
Profundamente optimista y positivo en la naturaleza humana, enseñaba a pesar de toda su vida llena de sacrificios y dolores que “No debemos perder la fe en la humanidad, que es como un océano; ella no se mancha porque algunas de sus gotas estén sucias.” Sin negar la profunda visión sobre la mediocridad y ambición humana, cuando dijo “Hay suficiente agua para toda la humanidad, pero no para la codicia humana.” Su devoción y entrega absoluta al amor a Dios tal vez se muestre en el símbolo de haber sido asesinado, cuando aún convaleciente de la última huelga se dirigía a su oración cotidiana vespertina. Se definía religiosamente como: “Soy cristiano e hindú y musulmán y judío”. Es decir, reconocía sabiamente la santidad de todos los libros sagrados de la humanidad.
Se definía humano y pecador, por lo que en su modestia se alejaba de todo culto a la personalidad, diciendo: “Puesto que soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.” Lo que a su vez es complementado por: “La voz interior me dice que siga combatiendo contra el mundo entero, aunque me encuentre solo. Me dice que no tema a este mundo, sino que avance, llevando en mi nada más que el temor a Dios.” Admitía la sabiduría y poder de la oración, cuando dijo: “No soy sabio, pero humildemente aspiro a ser un hombre de oración.” Y añadía, “Si no tenemos miedo de los hombres y buscamos solo la verdad de Dios, estoy seguro de que todos podremos ser sus mensajeros”. Sentenciaba que: “Cuando todos te abandonan, Dios se queda contigo.”
Su grandeza manifiesta tal vez quede resumida mejor en esta, la llamada oración de Gandhi:
                                                            
MI SEÑOR.
Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,
No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
Enséñame a querer a la gente como a mí mismo.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo ni en la desesperación si fracaso.
Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame a que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, dame fuerza para aprender del fracaso.
Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme
y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.
i Señor…  si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mi !
                               Mahatma Gandhi.
 
Tomado de Wikipedia libre, biografías y videos, todo de Internet.
Carlos B. García Ocampo y Joisy García Martínez.


jueves, 7 de marzo de 2013

Mahatma Gandhi: Un contrarrevolucionario peligroso.

                                                          
                                                          
                                                                         Parte II de IV 

Notas Biográficas.

“No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido en un momento determinado desarrollar nuestra libertad interna”
Mahatma Gandhi.
Días después de la masacre producida por el Brigadier General Dyer, en que cometió el genocidio de 379 personas y más de mil heridos, desarmadas y pacificas, mientras Gandhi organizaba mas huelgas, boicots, y protestas en general, con la mayor desfachatez, publicó un memorándum que decía que los indios tenían dos posibilidades : “Postrarse sobre  sus barrigas y arrastrarse como gusanos o enfrentarse con la muerte” Este calificativo de “gusanos”… que en Cuba se le ha endilgado a los dignos opositores del régimen de oprobios, no solo fue un calificativo copiado, como copiadas fueron las brigadas violentas de respuesta rápida de los tristemente celebres Tonton Macoute establecidas por el dictador Duvalier de Haití, sino, que está referido a personas, que a falta de dignidad apoyan a los mismos que los aplastan, explotan, hambrean, a ellos e hijos, les impiden expresarse, asociarse, viajar etc., etc.,  es decir, lo que hacia el imperio británico y hace la cruel dictadura castrista, en el proceso mal habido al que se le mal denomina “revolución”, porque necesitan liberarse de sí mismo primero.

Sabio y explicito, Gandhi fue muy contundente cuando dijo: “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle.”

1920 fue un año muy importante para el logro de sus objetivos en la lucha pacífica, pues el Congreso Nacional Indio, instrumento político para lograr la unidad de acción, aprobó su estrategia de gradual resistencia pasiva, (entiéndase pacifica) propugnada por él.
Durante los siguientes años ocupó la presidencia absoluta de dicho partido, fundado en 1885 que él supo convertir en un instrumento efectivo en pro de la independencia, y lo que fue una organización de clase media la trasformó en una de masas urbanas y campesinas. Se puso de manifiesto un movimiento de protesta, marchas y desobediencias, boicots etc. que tenían abrumadas a las autoridades. A pesar de las múltiples encarcelaciones, huelgas, golpizas contra él y los luchadores, no se paralizaba el constante accionar.

En 1930 organizó una marcha gigante en protesta contra el monopolio de la fabricación y comercialización de la sal, producto sumamente importante por la conservación de los alimentos. La marcha de 385 km, que fue vista como un acto descabellado por los amigos y objeto de mofa por los enemigos, un aparente acto sin sentido ni beneficios, a tal punto que pese a su enorme influencia, logró solo arrastrar 79 acompañantes en su inicio, fue avanzando a un ritmo de 16 km diarios durante 24 días, atravesando  cientos de pueblos y aldeas,  catalizando a nivel nacional un movimiento de desobediencia civil y boicots, cuya repercusión internacional le hizo objeto de admiración de los amigos y terror de los enemigos.

Al llegar a la costa lo acompañaban cientos de miles de compatriotas. Logró de esta forma derrocar radicalmente dicho monopolio. Resultó verdaderamente espectacular y estremecedor las palabras de Gandhi, como un mantra religioso; tomando un puñado de sal dijo: “Con esta sal yo resisto al imperio británico”. Desde ese momento la desobediencia civil triunfalmente puesta a prueba fue cada vez más imparable. Gandhi dijo: “Primero ellos te ignoran, mas tarde se ríen de ti; luego te hacen la pelea y entonces...!tu ganas!

Esta marcha sin lugar a dudas, fue la inspiración utilizada por el glorioso Martin Luther King en su marcha de alrededor de 100 km de Sema a Montgomery, y tal vez la próxima y contundente invasión pacífica de oriente a occidente, y de Pinar del Rio a la capital de todos los cubanos, pues como decía el general Gómez, “los cubanos si no llegan se pasan”, y por cierto que todavía no estamos llegando.

En 1931 participó en la conferencia de Londres, donde reclamó la independencia india, inclinándose a favor de la derecha del partido, lo que le motivó conflictos con su discípulo y colega Nehru, quien sería el primer Presidente electo, después de la independencia en 1947.
Durante todo el decenio 1931- 41 la lucha, protestas y agitaciones no se detuvieron, ni tampoco los atropellos, encarcelamientos y asesinatos. En 1942 Londres envía representantes que al no llegar a acuerdos, arrestan a Gandhi, su esposa y otros dirigentes. En 1944 mientras hacia una huelga de hambre en la prisión de 21 días, su esposa falleció en la prisión.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial fue el catalizador para su regreso al primer plano político. Finalizada la guerra tuvo un papel fundamental en las negociaciones sobre la independencia, aunque su posición contraria a la separación de Paquistán, considerada como una traición del líder musulmán Hinnah, no pudo evitarla, lo que provocó una verdadera guerra civil, de más de un millón de muertos, que indujo a que Gandhi realizara su última huelga de hambre, tratando de evitar tanta violencia y muerte, lo que logró increíblemente contenerla.

Distanciado del Congreso del Partido, disgustado por la decepción que le provocaron ciertas situaciones, se dedicó a visitar pueblos lejanos, insistiendo en la necesidad de la educación popular, la prohibición del alcohol y la liberación del espíritu.

El 30 de enero de 1948 fue asesinado por un extremista, mediante 3 disparos musitando como última la palabra Dios, como un símbolo de su entrega al Todo poderoso.

Cuando él había observado por sí mismo la magnitud de tanta violencia, llegó a manifestar el fracaso de su vida buscando el triunfo de la no violencia. Con su muerte se hizo más comprensible su propia profecía: “Imagino que sé lo que significa vivir y morir como no violento, pero me falta demostrarlo mediante un acto perfecto”. También había dicho: “Dios es la verdad y la no violencia es la búsqueda de esa verdad.” es decir, el más exacto uso del concepto civilidad, humanismo y raciocinio.

En varios sentidos su genialidad la dejo manifiesta, pero tal vez en la que mas podría ser recordado es en su calidad de estratega sui generis de la no violencia, capaz de enfrentar y vencer un imperio sin realizar un disparo.

Tomado de Wikipedia libre, biografías y videos, todos de Internet. 

Carlos B. García Ocampo y Joisy García Martínez.


Mahatma Gandhi: Un contrarrevolucionario peligroso.

                                               
                         
                                                                      Parte I de IV.

“Quizás las generaciones venideras duden alguna vez de que un hombre semejante fuese una realidad en este mundo”  
Albert Einstein.

Notas Biográficas.

Mohandas Karamachand Gandhi (2 de octubre de 1869- 30 de enero de 1948) nació en Porbandar, un lejano principado indio en el que su padre procedente de la clase de mercaderes, ostentaba un alto cargo.  Su madre, devota consagrada, dividía su vida en la atención a su familia y su consagración a Dios. Fue sin dudas el majestuoso ejemplo para el hijo que consagrado al servicio de su pueblo, se convertiría en una Deidad, más que amado, venerado por su pueblo, por su pureza y fortaleza de espíritu, su ejemplo en el servicio público y devocional, así como su desinterés material sin par.
Sus errores reconocidos fueron tan decisivamente aplastados  por una vida sacrificada y pura que mereció que el ilustre poeta Rabindranath Tagore lo calificara y el pueblo lo reconociera como Mahatma, que significa alma grande, hasta lo cual con suma modestia negaba. Pese a los grandes meritos y enorme influencia, jamás aspiró a cargo público y menos a prebendas personales ni familiares. Acorde con lo que el mismo pueblo indio valoraba fue una especie de mesías generoso y perfecto humano.  Llevó a la práctica hasta las últimas consecuencias la aparentemente contradictoria lucha no violenta, pero siempre activa, por los derechos civiles y humanos, la autonomía y finalmente la independencia de su amado país.
En 1887, a duras penas logró pasar el examen de admisión en los estudios de Derecho en la universidad de Bombay. Se trasladó posteriormente a Londres donde se graduó de abogado. Su primer intento de ejercicio de la abogacía fue un verdadero fracaso, que lo hubiera catapultado hacia la mediocridad profesional, si no hubiera sido por un sorpresivo contrato en 1893, por un año, en una compañía india en Sudáfrica, donde había una fuerte colonia de más de 150 mil  compatriotas bajo el discrimen, la segregación e injusticias de todo tipo, que despertó en él su vocación de servicio patriótico y humanitario, que no se pueden separar, pues como el mismo dijo,  “nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”.
En 1894, cuando se destinaba a regresar a la India conoció de una nueva ley, y después de otras cada vez más injustas que lo retuvieron por 22 años en la organización, defensa y solidaridad de sus compatriotas. Pero, los incidentes que marcaron un hito personal directo se produjeron algunos años después de haber llegado, cuando fue expulsado a solicitud de un pasajero blanco de un tren en que viajaba en primera clase hacia pretoria, y cuando lo arrojaron de una diligencia al negarse a ceder su asiento a otro blanco.
De una adolescencia acomodada y una posición política de asimilación de la cultura e integración a la metrópolis, siguiendo el derrotero paterno, fue verticalizando su posición anti británica, al percatarse que a pesar de dos siglos de dominación, la visión y los derechos sobre su pueblo, eran solo de arrogancia y discriminación. En una comprensible inmadurez política, inició, en su calidad de abogado una lucha tenaz contra el sistema legal, llegando a convencerse por la inutilidad de su esfuerzo, que los intereses políticos en el fondo, jamás permiten que el supuesto tercer poder "independiente" vaya mucho más allá de una ficción política.
En 1896 se produce la primera protesta no violenta masiva, dirigida por Gandhi que insistía en la táctica de “sufrir el castigo que el gobierno impusiera, pero no obedecer la ley injusta”.
Este desafío duró 7 años en los cuales miles de indios fueron encarcelados, azotados, incluso fusilados.
El gobierno británico se vio obligado a negociar una solución favorable a los insubordinados y pacíficos luchadores. En 1894 fundó el Partido Indio del Congreso de Natal en Sudáfrica, instrumento excepcionalmente básico, pues significaba el centro de la unificación de la acción comunitaria.
No solo logró la tan importante y necesaria unidad, sino que facilitó el logro de importantes obras, tales como hospitales, colonias agrícolas, periódico, etc., partiendo de la base de la igualdad de todos, sin atender a diferencias de religión, razas, grupos étnicos etc. Luchó y obtuvo la emancipación de la mujer, la cual ya no tendría que usar velos ni vivir en el ostracismo del enclaustramiento secular del hogar. Esto logró añadir una fuerza importantísima a la lucha y lo elevó a la categoría de un exaltado progresista en una época tan retrograda.
También combatió la arbitraria costumbre del matrimonio de menores concertado entre los padres. Hizo realidad aquella reflexión suya de que: “Decir que la mujer es el sexo débil es difamación. Es la injusticia del hombre contra las mujeres”
En 1915 regresa a la India bajo la egida de los vítores y la admiración de su pueblo, políticos y religiosos de todo el país. Viajó por toda la india, ampliando los necesarios conocimientos, mientras participaba en diferentes propuestas sociales, además de profundizar en la sabiduría filosófica, política y religiosa.
En 1918, finalizada la Primera Guerra Mundial, se inserta nuevamente en la actividad pública, prácticamente como el jefe del movimiento nacionalista y líder espiritual natural.
En 1919, debido a la naturaleza bestial y discriminatoria de la dominación británica, que a través de una ley abusadora, establecía duras penas para los considerados terroristas y sediciosos, a pesar de ser un pueblo esquilmado, desarmado y pacifico, el Brigadier General Dyer, apoyado por 15 batallones indios, (cipayos miserables), ametralló a una multitud indefensa, reunida pacíficamente, matando a 379 personas e hiriendo a más de mil.

Aunque Gandhi reconocía que los ingleses no son enemigos, son amigos que necesitan también libertarse de sus propias ataduras, retó a sus compatriotas para que resistieran, diciéndoles que aquellos que se comportaban como gusanos tenían que esperar a que los pisotearan. El dijo, según su nieto Arungandhi: “¿Cuando aprenderemos a rebelarnos contra nosotros mismos?” “Nos hemos acostumbrado a ser tan dependientes, que tenemos que rebelarnos contra la dependencia. No podemos rebelarnos contra el gobierno, si no aprendemos primero a rebelarnos contra nosotros mismos”.

Tomado de Wikipedia libre, biografías y videos, todos de Internet.

Carlos B. García Ocampo y Joisy García Martínez.

Blog Archive