Blogroll

jueves, 27 de septiembre de 2012

Ahora pregunto: ¿se fue, se mudó o falleció?

Hasta el momento en el municipio La Lisa, perteneciente a la capital cubana, las autoridades no han declarado una epidemia de dengue, pero fuentes independientes y vecinos aseguran que falleció en El Cano (primer pueblo socialista de Cuba) un ciudadano por causa del mosquito Aedes Aegypti.
Entre los vecinos de Punta Brava, Guatao, Valle Grande y El Cano ya nos es común escuchar que tal o más cual vecino tiene fiebre, y que es o será ingresado en su propia vivienda, en La Covadonga o en otro centro hospitalario improvisado alguien. Los médicos, irónicamente y casi riendo, recomiendan para subir las plaquetas las carnes rojas y hasta que existen cuatro diagnósticos clínicos.

Los que se han especializado un tanto más en la materia, comentan que la enfermedad se caracteriza por una fiebre de aparición súbita que dura alrededor de tres a siete días, su espectro es acompañado de dolores de cabeza, articulaciones y músculos, afirmando que una variedad grave de la fiebre del dengue es el dengue hemorrágico (DH), que cursa con pérdida de líquido y sangre por trastornos en la coagulación.
El Gobierno hasta el momento no ha admitido públicamente que existe una epidemia, y aunque mantiene una intensa campaña por sus medios de prensa para advertir a la población sobre el aumento de focos del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue, en agosto pasado reconoció que existía una "situación crítica" en el municipio cabecera de Camagüey, y que más de una veintena de municipios del país estaban en alerta por el incremento de la presencia del mosquito.
Según nos informa un colaborador que ha querido mantener su nombre en el anonimato, en reciente matutino laboral en la zona, una especie de mitin mañanero en que suelen con frecuencia pedir los mandarines comprensiones, sacrificios e incondicionales fidelidades políticas para con el Gobierno a los trabajadores, han informado de dos fallecidos y más de 600 casos en el municipio La Lisa. Información que alarma y evidencia el irrespeto hacia los que tienen el derecho a estar informados, aunque sea mínimamente sobre el peligro que corren.
Una peculiar forma de manejar los términos tiene el gobierno del General y los empleados de sus medios comunicacionales, quienes más allá de la utilización de los complicados eufemismos utilizados para denominar una enfermedad que todos conocemos como dengue, una persona desempleada es llamada “disponible" o "excedente”, el cólera es identificado como una "infección intestinal por contaminación hídrica" y un supuesto accidente involuntario en una lejana carretera de Holguín, que sin lugar a dudas como en todo el país no le asisten suficientes identificaciones para orientarse los conductores, es llamada criollamente o “caseramente” como: “Carromero a 100 y Aldabó”.
Los cubanos deberíamos tener derecho a conocer sin tapujos cuando estamos seriamente amenazados por una nueva epidemia o por cualquier otro problema, tarde y peor podría ser reaccionar y tomar conciencia de la dimensión del riesgo para poder estudiar las acciones y estrategias a valorizar y ejecutar. Todos estamos en peligro.
En realidad los medios oficiales siempre se han caracterizado más por las omisiones que por las informaciones que brinda, así que no veo el por qué quejarme hoy, pero es válida nuestra preocupación, creo yo…, y supongo más, entiendo que si no es hoy, algún día sabremos si en verdad se fue del país, se mudó o falleció por dengue.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada