jueves, 22 de septiembre de 2011

Carniceros estudian joyería y orfebrería.

La Habana, Cuba, septiembre de 2011
Joisy García Martínez.

Desde hace tiempo la población cubana es robada por individuos inescrupulosos que alteran precios, pesos y medidas, dando lugar a que muchos usuarios se quejen, encolericen, burlen y piensen que los dependientes de establecimientos se hayan puesto de acuerdo para utilizar en Cuba la libra troy la cual solamente es equivalente a 373,2417216 gramos .

Entre choteos y burlas en el mercado de 17 y K en el vedado, un usuario de una carnicería le preguntaba a un grueso carnicero “si el mismo no era catalán, joyero u orfebre”, ya que le había tumbado (robado) en el peso de unas libras de carne de cerdo adquiridas, 60 gramos por libra, las cuales en un reclamo inteligente y jocoso, logró recuperar y dar pie a este obligatorio examen de nuestra realidad cotidiana.

Desde que estudiamos en la primaria nos enseñan que la libra es una unidad de masa usada desde la antigua Roma y es la principal unidad de peso y masa utilizada en los países anglosajones. Una libra equivale a 0,45359237 Kilogramo (1 libra≈0,4536kg) y a su vez un kilogramo es igual a 2,20462262 libras (1 Kg≈2,205lb). La libra avoirdupois, que es la libra de uso tradicional en Cuba, se abrevia lb en castellano y equivale a 453,59237 gramos y a su vez también corresponde a 16 onzas avoirdupois, 256 dracmas avoirdupois y 0,04 arrobas.

En la joyería y orfebrería se usa únicamente la libra troy (pound troy, en inglés) y equivale también a: 5.760 granos, 96 dracmas troy o 12 onzas troy. En algunos países de América Latina como Colombia y Venezuela, se utiliza la palabra libra para referirse a medio kilogramo (500 gramos), siendo ésta la libra métrica.

La desidia y el miedo a expresar las incomodidades que sentimos se generaliza, el nivel de indefensión de los consumidores alcanza cifras alarmantes e impredecibles, al nivel de no tener como premisa los cubanos defender su incuestionable derecho a reclamos e insatisfacciones, casi nadie se atreve a resguardar sus derechos, al punto de que ya algunos se rían de otros, confundiendo a un carnicero con un joyero o piensen que la libra en Cuba es la obsoleta libra española- catalana(lliura) que equivalía a unos 400 gramos.

A pesar de constar con una llamada junta de protección al consumidor y existir en cada mercado agroindustrial una pesa (las llamadas pesas o balanzas de comprobación) para el repesaje, son cada vez más los indignados por los robos en precios, pesos y medidas. Entre los inconvenientes para disponer de una pesa en casa para comprobaciones individuales, están los altos precios en moneda CUP en las tiendas recaudadoras de divisas, conocida por los cubanos como (Shopping).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada