martes, 3 de abril de 2012

La patria es ara y no pedestal.

La Habana, Cuba, marzo de 2012
Joisy García Martínez.

La patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal. Se la sirve, pero no se la toma para servirse de ella.
José Julián Martí.
Sin esconderse como un criminal, sin violar ninguna ley establecida por las autoridades, y con toda la transparencia del mundo, Jeovani Vega Jiménez y un colega se decidieron a recoger firmas para expresar la inconformidad de "algunos" con un inmisericorde aumento salarial estatal que habían establecido en su sector, pero que no resolvía la indiscutible insatisfacción de los profesionales y trabajadores del Ministerio de la Salud Publica de su localidad.
Lo cual  me hace reflexionar la diferencia entre opositores pacíficos que dentro de Cuba, publican- con relativa tolerancia - escritos cibernéticos, o publicaciones virtuales en la internet, literatura contestataria y ciudadanos que también en acto pacifico simbólico, recogen firmas y peticiones legalizadas por la constitución vigente en su artículo 63, pero que muy pronto serán satanizadas, lanzando al aire unas luces de bengala libertaria, que apenas pocos ven, y que sin embargo mueve reproches del mismo prepotente y abusador poder descomunal del totalitarismo, que un día se decía ser " dictadura del proletariado" y que en verdad lo fue ...y que seguirá siéndolo, hasta su vislumbrado aterrizaje forzoso.
¿Cuál es la diferencia entre dos actos pacíficos, uno, de cientos de artículos, noticias y comentarios y otro, de unas pocas firmas de ciudadanos indignados, que al poco tiempo nos demuestran que la patria ha sido secuestrada?
El primero lo hacen verdaderos leones en cautiverios, rugen enjaulados, débiles de alimentos, literalmente hablando, y con apoyo insuficiente. Abusados en la injustica del circo de la Patria nuevamente hecha pedestal. Controlados, expedientados, acosados, acechados, indefensos ante el inescrupuloso poder que nos quiebra hasta los huesos impunemente en las calles y aun más expuestos a esos pedazos de inmisericorde infierno, llamado cárceles, donde la maldad se multiplica al punto de perder la razón, bordeando el suicidio, donde se enferman sin atención medica eficiente y convertidos en burdos objetos de provocadores especialmente azuzados por los carceleros, a tal fin. Y sobre todo, siempre bajo la egida de la apocalíptica frase coaccionadora, nunca derogada de "primero rodaran las cabezas de nuestros enemigos"
Los otros son, los leones libres, los más temidos, los que en su libertad de movimiento y acciones esporádicas, como en la selva de la vida, del cirquero despiadado, no pudiendo prever en toda su magnitud y peligrosidad, pueden darles zarpazos de fondo. Lo que les hace aflorar su verdadera veta de víbora ponzoñosa, crueles pávidos que cada vez más cercanos al ciclo que se cierra, circulo histórico que decían venían a cerrar de los Salas Cañizares, los Mansferrer, los Sosa Blanco, etc., en una procesión creciente de sabandijas mayores y menores, que son tal vez los que aceleran el final de tanta vileza, corrupción e injusticia, hacen de la Patria no ara, sino pedestal,  porque el ara es lo sagrado, y sagrado es, pero el pedestal, puede fácilmente convertirse en patíbulo justiciero o picota pública , el día en que todos los leones rujan al son de la libertad.
El Dr. Jeovani Jiménez Vega cumplió el 21 de marzo 16 días en huelga de hambre, hasta ahora ningún funcionario del MINSAP o aquellos que dicen ser servidores públicos le ha respondido a su noble causa, que digo causa, su elemental derecho, el más digno, a su trabajo, demostrándonos que la patria erradamente es hoy pedestal, pero para los que viven de ella, los indiferentes cómplices de tan cruel maldad.