Blogroll

jueves, 25 de octubre de 2012

Dos tristes tigres.

 La Habana, Guatao, octubre de 2012. Joisy García Martínez.

Por la importancia económica que representa para el gobierno cubano y en sentido general debido a la dependencia petrolífera existente en nuestro país, todos vimos y seguimos en la televisión cubana las informaciones que con carácter parcializado, y los siempre filtrados detalles que ocurrieron recientemente en Venezuela. Nunca nadie supo en Cuba cual fue el proyecto social, económico y político del líder y candidato opositor Henrique Capriles. Su plataforma política, por el momento será todo un enigma para la mayoría de los cubanos. Podría asegurar personalmente, que si se me acercara a mi lado el candidato opositor y me dijera el demócrata: “Soy yo, Enrique Capriles, el candidato presidencial venezolano, no me conocen” mis cejas se elevaría al cielo y de entre mis labios saldría solamente un gesto, un sonido… que aproximadamente oiríamos así… schsss.

La legitimidad que le han otorgado los ciudadanos venezolanos al nuevo líder, con más de 6.42 millones de votos logrados a su favor en las urnas, no se los puede negar nadie. Sin lugar a dudas Capriles a movido estratégicamente el fichero… y puesto en jaque, casi en mate al chavismo. El socialismo del siglo XXI casi es noqueado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una alianza estratégica que reúne a la mayor parte de los partidos políticos de oposición en ese país. Nunca podremos calcular cuantas libras de uñas deben haber devorado por esos días sus adversarios políticos y dependientes económicos.

Rolando Segura, un reportero cubano que desde hace años trabaja para la cadena estatal TELESUR, nos mostro a través de pequeñas crónicas retransmitidas por el canal seis de la Televisión cubana, el entusiasmo con que una multitud de personas que marchaban en caravanas de carros agitaban banderas venezolanas, transportes repletos con personas entusiasmadas… iban apretando los claxon y agitando banderas hacia las urnas. Siendo honesto y sin que me quede nada por dentro, no había visto tanto frenesí electoral en un reportero cubano desde hace años, pues él y todos nosotros conocemos que en Cuba los ciudadanos solamente elegimos a un delegado zonal, es decir, de circunscripción, que mayoritariamente representa y justifica al poder, no teniendo poder político y económico para resolver nada sustancial a su electorado.

Después de esta experiencia “electoral” con más o menos sus propios errores y alguna que otra desconfianza razonable, me he estado preguntando: ¿Cómo poderle explicar y pedirles más sacrificios a la juventud cubana, será que nunca tendremos un país normal? ¿Cuándo los cubanos podremos elegir directamente a nuestro presidente? Los derechos políticos nuestros siguen secuestrados, las futuras elecciones en Cuba continúan teniendo una asignatura pendiente que aprobar, que el mundo civilizado conoce y le llama democracia.

Elecciones de delegados a circunscripción en Guatao.

Me dejaron una citación con uno de mis vecinos, me han invitado a votar por un delegado zonal. Estoy consciente, y a nadie le quepa la menor duda de que pienso que los problemas políticos deben tener soluciones políticas, y es por ello que después de haber leído y analizado varios puntos de vista que me hicieran llegar algunos compatriotas con respecto a que política tomar (que hacer) ante las recientes elecciones en Cuba a candidatos de circunscripción, intenté ir al colegio electoral que se encontraba ubicado en Guatao para anular mi supuesto voto. Si decidía ir, iría vistiendo un pulóver blanco como símbolo de limpieza, cambio etc.… pero, confieso que no pude y me abstuve de participar, pues al ver delante de mis narices nuevamente las dos tristes biografías de los dos tristes tigres oficialistas, mi desmotivación electoral aumentó enormemente de peso.

Me he estado preguntando desde entonces: ¿Cómo conformarme con tan indolente y apática actitud asumida? Y fue de esta forma en que intenté buscar respuestas entre mis vecinos. Ninguna sorpresa, no era yo solo el desmotivado, el que no sentía que estaba representado, el que miraba con recelos los supuestos y lentos cambios en nuestro país. En nuestro barrio muchos fueron a votar por no “marcarse” porqué no fueran ellos los botados, pero de sus empleos, los que enriquecerían aun más la supuesta “Lista negra” existente o vallase a saber, pues el mayor y casi único empleador en nuestra comarca y país es el Gobierno, quien cuenta en cada barrio con fichadores y censuradores de la postura ideológica individual, algo que siguen llamando Comité de Defensa de la Revolución (CDR).

Las estadísticas de las supuestas elecciones nadie de los que consulté me las pudo mostrar y el desinterés colectivo al respecto me ha apartado ya de la búsqueda, lo que si pude comprobar, es que el mismo delegado que estaba “electo” de nombre Nelson fue quien… ganó. El regocijo y emoción electoral de los ciudadanos de Guatao no fueron expuestos por la televisión, los periodistas oficialistas no nos imprimieron ninguna imagen de alegría y euforia, nuestro grato recuerdo será ninguno. Desde ya, comienzo a hacerme una pregunta: ¿Cuál será la nueva política a seguir del delegado oficialista, para que nuestro poblado del Guatao no nos continúe mostrando más tiempo un basurero a la entrada y otro a la salida? Una sencilla pregunta para el triste tigre “elegido”,… pero bueno, que es una raya mas para un tigre. Primerita pregunta, para continuar comenzando y no oxidarnos ante tanta apatía generalizada que nos afecta psicológicamente a todos.

Rompiendo el silencio.


¿Por qué ya no se venden frituras en Guatao?
La Habana, Cuba, octubre de 2012.
Joisy García Martínez.

Recientemente conocimos que la sabrosa y condimentada fritura que vendía un cuentapropista en el portal de la cafetería de Guatao en La Lisa no se venderá mas por el momento, los altos impuestos establecidos y la exigencia desvergonzada de un inspector corrupto para que le pagaran 15 pesos diarios adicionales a su arca personal, dio motivos para que automáticamente el trabajador rompiera el contrato, según nos han informado fuentes que han preferido mantenerse en el anonimato.

Se dice que ciertos individuos aprovechando las situaciones eventuales que ocurren en las sociedades cerradas, especialmente donde la sociedad civil ha sido destruida, para desgracia e intranquilidad ciudadana, les atrae la idea de mantenerse cómplices ante un estado totalitario. Ellos no defienden ideologías, no tienen principios y como lagartijas su color constantemente cambia. Se trata simplemente de que se les permita desahogar sus problemas psicológicos para sus más inquietantes maldades, espiando, robando, humillando, mintiendo y violando los derechos elementales de los otros seres humanos a su alrededor. Los que al parecer no comprenden el mandato divino de: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Muchos estudiosos han escrito sobre el comportamiento de estas personas, se dice que estas almas sufren un desorden psicológico llamado “antisocial” o “psicópata” que no les permite vivir ni dejar vivir tranquila, honradamente y saludable a nadie. Una de las definiciones clínicas de este desorden en la personalidad podemos encontrarla en la American Psychiatric Association, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, IV Edicition.

De ella podemos tratar de resumir lo siguiente: “El fracaso de adaptarse a las normas sociales con respecto al comportamiento legal… tal como destruir propiedad, hostigar a los demás, robar o seguir ocupaciones ilegales. Gente con este desorden no le da importancia a los deseos, derechos o sentimientos de los demás. Son frecuentemente fraudulentos y manipuladores para poder alcanzar ganancia personal o placer… Pueden repetitivamente mentir, usar un alias, defraudar a los demás o fingir enfermedad… Pueden tener una arrogante e hinchada auto-valoración y pueden ser excesivamente dogmaticos, seguros de sí mismos y arrogantes, sin embargo, pueden proyectar un encanto locuaz y superficial y pueden llegar a ser bastante habladores y tener facilidad con la palabra”

Lo anterior puede deberse a la reclusión personal e indiscriminada de cuanto individuo sirva para cualquier objetivo a fines deplorables de algunas autoridades en el poder. Es ampliamente conocido que en cualquier país normal, la comunidad criminal está sobre dimensionada y que todo lo que se ha intentado hacer en maratón en nuestro país no ha servido. No creo que intentando más cosas emergentes funcionen bien. ¿Sera por todo esto que quisiera que mi hijo Diego estudiara psiquiatría? Quien sabe y quizás descubra el síndrome de la libertad de expresión que padecemos, y yo sea su primer paciente, o indisciplinado conejillo de indias a sentarlo y analizarlo amarrado a un butacón. Bueno… Algo en que si muchos concordaremos, y debe quedar bien claro es que contra la corrupción y el abuzo nadie debiera callar. No nos cansemos de denunciar las injusticias, empoderémonos como ciudadanos y sigamos rompiendo el silencio.

jueves, 18 de octubre de 2012

Crítica a nuestros críticos.

La Habana, Cuba, septiembre de 2012. Joisy García Martínez.

Ningún régimen político Latinoamericano tuvo tantos éxitos, lamentablemente represivos, que los ocurridos y valientemente documentados por varios aspirantes a ciudadanos, periodistas independientes y miembros de la emergente sociedad civil en nuestro país. El gobierno cubano reprimió sin misericordia en los años 60 a sus detractores. Prisión, exilio y paredón son el legado de esos años “Revolucionarios”.

Todos podríamos concordar en que la oposición en Cuba es evidente e indiscutiblemente pacífica y difiere mucho de sus oponentes en el poder. Los que quizás por mandato azuzan el odio y tildan a la vilipendiada y hambrienta oposición de asalariados, no la conocen bien. Las figuras más importantes han sido apaleadas, reprimidas, hostigadas, difamadas y encarceladas. Muchos han enfermado de los nervios y otros han sido víctimas de escandalosos y no muy bien esclarecidos asesinatos. No existe dinero en el mundo –entiendo yo- que pague tanto sufrimiento familiar en todos los bandos. Muestra de ello es la reciente huelga de hambre, que gracias a Dios no tuvo lamentables consecuencias, de Marta Beatriz Roque Cabello.

Me comenta un amigo que durante los años 70´ debido a la represión existente eran tan pocos los movimientos políticos de oposición o sencillos detractores independientes que literalmente se necesitaba una lupa para encontrar un movimiento de este tipo en el país. Aseveró, que por supuesto siempre existieron figuras independientes que a pesar de la habitual reprimenda mantuvieron en alto su postura disidente. En los años 80´ y principalmente en los 90´, tomaron un nuevo auge los movimientos opositores, pero el gobierno los calificó de “grupúsculos contrarrevolucionarios y asalariados”, supongo que en parte tienen razón, son pequeños grupos, ya que el gobierno no desea que crezcan y cuando la política de dichos grupos se basa en una atractiva dirección para resolver la problemática más acuciante e innegablemente existente, son amenazados, reprimidos reiteradamente y hasta encarcelados.

-Me asegura- que notable fue la coalición que se creó el 10 de octubre de 1995, que 140 de estos grupos se unieron y crearon un frente común llamado Concilio Cubano, esencialmente su línea de trabajo se establecía en estar comprometido con un proceso de cambios pacíficos que se caracterizaba por ser respetuoso de las leyes y la constitución comunista vigente. De extraordinario categorizaría el esfuerzo de los compatriotas que trataron de romper en ese entonces el monopolio de la inexistente libertad de asociación.

Los disturbios acontecidos en la Habana el 5 de agosto de 1994 pude verlos recientemente, gracias a la colaboración de un amigo, son increíbles manifestaciones populares espontáneas, símbolo de lo que inevitablemente se avecina. Los motivos para este malestar generalizado se enriquecen como caldo de cultivo debido a la inoperancia en lo económico, social y político del sistema que lamentablemente terminará por estallar. La pérdida del miedo al Estado represor me lleva hacia la hipótesis de que en Cuba más temprano que tarde tendremos nuestra primavera caribeña u otoño isleño. Principalmente previsible por la irresponsabilidad de la normalización e irrespeto evidente por las propias leyes vigentes, al no cumplirse con los pocos milímetros de cordura que en ellas puede leer su ciudadanía.

No ha sido minimizado el deseo del Estado a reprimir. Principalmente, a quienes increíblemente obstaculizados pero a pesar de dificultades, sin empleos y a riesgos de sus propias familias, propagan sus ideas y divulgan por cualquier vía posible por estrecha que sea, sus criterios. Todo lo anterior, acompañado por la amenaza de que el tentetieso y la prisión sean el mejor reconocimiento ciudadano para los héroes, sencillamente por el atrevimiento de disentir sobre la situación del país.

Sin lugar a dudas, el sistema dictatorial está cambiando su estrategia, no porque ellos lo deseen, sino porque ya saben que no lo pueden impedir. El aumento de la violencia criminal es evidente, el auge de la corrupción está institucionalizado, lo anterior claramente que es dañino para todos y su máximo responsable es el que supuestamente menos lo precisa. Si analizamos a sangre fría todo lo que acontece a nuestro alrededor, les recomendaría a los que continuamente reprimen a nuestra gente, que ¡por favor! no lo sigan haciendo….. y se sumen al carro de los cambios democráticos que inevitablemente y para suerte de todos, aparecerán.



¿Elecciones, para qué?

Guatao, La Habana septiembre de 2012. Joisy García Martínez.
Unos vecinos míos del poblado El Guatao en La Lisa recientemente ironizaban con eso de las “elecciones” en Cuba y hasta uno de ellos se atrevía a apostar el dinero que valía su casa. El apostador, aseguraba que todo seguiría siendo igual y que saldría electo -para nuestro prolongado inmovilismo de más de 53 años- el máximo líder de la junta militar cubana Raúl Castro. Confieso que apostar no me sorprendió y que ya es muy común. Lo extraño es que todavía no comprendo por qué nadie le apostó en su contra, si vivimos en una democracia según medios oficialistas.
Para poder entender tal frustración tuve que viajar al pasado y analizar someramente a sus máximos líderes. Nadie pudo definir mejor a nuestro llamado “sistema electoral” que el joven rebelde y abogado Fidel Castro, cuando ante una multitud que enardecía su ego dictatorial por la década de los años 60 con gran franqueza y respeto por la democracia que se establecería, ante todos se preguntó, o vaya a saber si afirmó: “¿Elecciones, para qué?”. Reflexión que consideraría cualquier persona inteligente, como el prototipo del pensamiento de una monarquía absoluta y que al estudiarla unos años después a muchos nos recuerda aquella famosa frase de Luis XIV (1638 - 1715) cuando dijo: «L'État, c'est moi» («El Estado soy yo»)
Para cualquier persona curiosa que busque la verdad sobre el por qué en un país tanto tiempo una persona es auto erigida su dictador, sugeriría entonces que tendríamos que imprescindiblemente tratar de analizar el pensamiento de los máximos dirigentes de la prolongada “Revolución”, la cual, según palabras de su máximo dirigente hoy, “se necesita todavía institucionalizar”. Si nos basamos en que el pensamiento y raciocinio (positivo o negativo) de una persona no podrá ser escondido -para bien o para mal- todo el tiempo, la línea roja imaginaria que me trazo en mi cabeza es comenzar por lo acontecido políticamente en Cuba, en especial aquel 16 de junio de 1961, cuando se celebró el primero de los tres encuentros realizados en la Biblioteca nacional. Encuentro que Castro sostendría con los intelectuales cubanos con motivo de la polémica entre Lunes de Revolución, el ICAIC y otras instituciones culturales denominadas por los comunistas. Discurso que los medios registraron como “Palabras a los intelectuales”.
El segundo encuentro se realizó el 23 de junio, el tercero y último el día 30 de junio. El resultado de estos encuentros podemos definirlo con aquella acuñadora y nunca derogada frase puntualizante del caudillo “dentro de la Revolución, todo, contra la Revolución nada” palabras que por muchos años estremeciera los tímpanos de algunos y caracterizaría la política a seguir en los años venideros en nuestro país.
El 3 de septiembre pasado se inició en Cuba el llamado proceso electoral cubano, y según nos han informado los medios oficialistas más de 168 reuniones piloto han sido realizadas a lo largo y ancho de toda la isla caribeña. De acuerdo a la convocatoria divulgada por los comunistas y la autodenominada Comisión Nacional Electoral (CEN), esta primera etapa se desarrollará hasta el 29 de este mes. En el país, según estadísticas oficiales, están capacitados para votar unos 8,5 millones de ciudadanos, de un total de 11,2 millones de habitantes.
Lo que no han dicho ninguno de los medios oficialistas es que ninguno de ellos elegirá a su presidente directamente como la población querría, como demuestra una encuesta divulgada hace unos años por el grupo independiente Veritas que anima el periodista y bloguero Eugenio Leal.
Son divergentes los puntos de vista de los que como yo diferimos del sistema de partido único. Entiendo que la política debe ser ante todo el arte de convencer y no el de machucar, y es por ello que los políticos en mi modesto entender están en decadencia… al no tener un proyecto viable acorde a nuestros tiempos, que estimule los deseos acuciantes por resolver los verdaderos problemas que agobian a los ciudadanos de a pie y sin zapatos.
Al parecer por no reconocer los mandarines a sus homólogos políticos y por reprimirlos, incrustarlos en sus casas hasta la máxima expresión posible, es que casi ninguno se ha postulado ni cree en eso, a través de la historia política “Revolucionaria”, excepto algunos miembros de la emergente sociedad civil que al final se han dado cuenta del amplio periplo dictatorial y han desistido para desgracia de los que pudieran haberlos apoyado.
Como consecuencia de lo antes expuesto algunos disidentes han roto -hasta donde han podido- con el contrato social y por tanto en estas llamadas elecciones –sin contrincantes, partidos políticos ni opositores- solo interesaría mas, que no existiera dilación en la presentación de la información sobre la proporción de los votos en blanco y anulados. Está bien claro que si viviéramos en una democracia sería inaceptable la interferencia en poder ver todo sobre la compilación de los resultados, pues la democracia requiere la plena transparencia electoral y la rápida divulgación de los resultados.
Quizás el muerto político que todavía respira, en contraposición a esa cita apócrifa de Luis XIV, hoy se conforme y como el mismo Luis, comente antes de morir: «Je m'en vais, mais l'État demeurera toujours» («Me marcho, pero el Estado siempre permanecerá») ¿Elecciones, para qué?, el Estado soy yo.
www.criolloliberal,com
www.criolloliberal,blospot,com

Con el apagón… que cosas suceden.

 Guatao, La Habana, septiembre de 2012. Joisy García Martínez.
No es sorprendente que en mi barrio, que se encuentra ubicado muy cerca del Guatao en La Lisa, exista –en cualquier momento y a cualquier hora un corte eléctrico, y que el problema sea solucionado al próximo día, ya que los carros de la compañía eléctrica, que supuestamente resolverían el problema rápidamente, nunca aparecen a tiempo. Esto no tendría nada de particular, si tomamos en cuenta que yo vivo en la famosa Carretera de San Pedro, es decir en el campo…, en esas históricas tierras que en tiempos de antaño asesinaron al hijo de Mariana Grajales, Antonio Maceo, sitio que en épocas pasadas, por la rebeldía de los cubanos de aquellos tiempos y sus anécdotas manigüeras rebeldes nos llenaba de orgullo.

Los apagones forman desde hace años parte cotidiana de la vida de los cubanos, la llamada “revolución energética” que dirigió personalmente el coma-andante en jefe -como tantas otras cosas- nos la enviaron forzada desde por “allá arriba”. Ilusionados mis vecinos, en esos tiempos la mayoría cambiaron sus viejos pero resistentes venti-artefactos por unos chinos ventiladores que ya a todos se nos han roto. Yo personalmente, que tantos y tantos golpes e recibido, por eso de duda y espera, desconfiado como nos han obligado a ser deje en casa el mío, hoy doy gracias a Dios por haberme iluminado, nadie sabe lo resistentes que son a todos estos adversos fenómenos vivenciales, y la falta que nos hacen.

Recientemente tuvimos un señor #apagonazo, se dijo posteriormente que se extendió desde Camagüey hasta Pinar del Río. Pero nunca sabremos la respuesta adecuada a lo sucedido. No sé porqué en ese mismo instante me vino a la mente aquella ironía que circula desde hace unos años por la isla, es decir, un viejo chiste que dice: “Un día después de que los Estados Unidos decida levantar el embargo, el periódico Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en una extensa nota en su primera pagina titulará: “Nueva patraña y maniobra subversiva del Gobierno de los EEUU, en contubernio con disidentes asalariados al servicio del imperio… han decidido unilateralmente los enemigos de la revolución levantar el embargo.” Suerte que no ha sido por el momento el caso, sino, algunos de los presos no recluidos que andamos sueltos en toda la isla, pasaríamos a formar parte de los recluidos en las prisiones.

Lo curioso de cuando suceden estos apagones, es que a muchos falsos fieles de la mal llamada Revolución, a los mas vividores de toda esta sufrida historia, se les olvida la supuesta lealtad a sus reyes y mientras buscamos con que alumbrarnos, espantarnos los mosquitos y un poco de resignación, entre otras muchas maldiciones, determinadas personas mencionan hasta a la señora que trajo al mundo a algunos de los mandarines. Caso curioso el de tratar de mantenerse en dos aguas, una tan fría que hiela la sangre y una tan caliente que nos despelleja nuestro cuerpo lentamente, pero que la aguantamos, mostrando aquello que un día llamaron ética, moral, dignidad humana o sencillamente vergüenza. Nada, que usted no creería las cosas que suceden ante un molesto y duradero apagón cubano. Es por ello que nadie nunca sabe ciertamente… con el apagón… que cosas suceden…, que cosas suceden, con el apagón.




Alarmante Denuncia sobre la Salud Pública.

 La Habana, Guatao, octubre de 2012. Joisy García Martínez.
Ser bueno es el único modo de ser dichoso. Ser culto es el único modo de ser libre. Pero, en lo común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser bueno.
José Martí.

Con esta pragmática y liberal reflexión de nuestro apóstol comienza lo que supuestamente debiera tocar las alarmas más sensibles de cualquier sociedad, por lo menos en la que mínimamente se respete a sus trabajadores y ciudadanía en general. Una verdadera y actualizada radiografía le han enviado los médicos (o quien sea) al Primer Secretario del PCC y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz. La ética, sin lugar a dudas, se ha impuesto por encima del miedo y este como pandemia se generaliza y nos perturba.

La Denuncia que supuestamente hicieran los trabajadores del sector de la Salud Pública en Cuba ha sido publicada por el portal digital http://www.cubaencuentro.com/. Según la redacción de CUBAENCUENTRO el documento recibido fue elaborado por cirujanos del hospital Calixto García. Aunque ningún galeno en específico firmó con nombre, apellidos y número de carnet de identidad la imputación -y para mí no es lo más importante-, a mi entender fue una actitud cívica responsable y valiente.

Preocupados y consternados quedamos todos los que hemos leído la denuncia, documento que envía más allá de ideologías un claro mensaje, un verdadero diagnóstico especializado, no solo sobre la salud pública, sino de la problemática caída estrepitosa de la economía y las políticas del país en general, Cuba está muy, pero que muy grave, y solo puede ser salvada por un urgente transplante de políticas gubernamentales. Antes que un estallido social violento cobre más auge.

Estará por ver si la actitud de las autoridades cubanas será la de buscar al heroico (s) culpable (s) de la escritura y machucarlos, o la madura acción de investigar si es verdadera y legitima la acusación de no solo los médicos, sino de toda una gama representativa de pacientes indignados y pueblo engañado que a gritos pide que se resuelvan los problemas más elementales de nuestro país.

www.criolloliberal,com
www.criolloliberal,blospot,com

Un verdadero escándalo público.


No hay que dudarlo ni por un instante: las dictaduras aunque se vistan de seda, dictaduras se quedan. El domingo 14 de octubre cumplió un año de fallecida en Cuba la indiscutible líder de las Damas de Blanco: Laura Pollán, una mujer sencilla, de voz pausada, profesora graduada en Español y Literatura, una luchadora incansable por defender los derechos cívicos de nuestro pueblo.
José Martí, ese innegable maestro de generaciones nos dejó como enseñanza escrita la famosa frase: “Honor a quien honor merece”, solamente puedo pensar que derivado de ese profundo pensamiento lógico a alguien se le ocurrió la idea de abrir un libro para rendir homenaje en recordatorio de ella. En la calle Neptuno No. 963 es donde se encuentra ubicada la sede de las Damas de Blanco y en este primer aniversario de fallecida rindieron tributo a su legado y memoria no pocos compatriotas. Hasta allí me trasladé en horas de la mañana.
Era un día gris y nublado, propio de la ocasión. En las esquinas de la vivienda se observaban varias motos policiales que desviaban el tránsito, los patrulleros y policías hacían olas, varios hombres vestidos de civil en la calle….. ¡Carnet de identidad!, me pide un hombre vestido de civil…, me pregunto a mí mismo:¿por qué no lo pide un policía?, supongo que es la persona facultada… pero… ¿quién soy yo en este enorme embrollo vivencial para cuestionar otra violación más a mis supuestos derechos constitucionales?,…… una hormiguita mas.
No ofrezco resistencia y pienso en Gandhi, Laura y varios más, ellos sí que fueron grandes, me digo. Me registran corporalmente y arrestan. Me conducen a toda velocidad en un auto patrullero hacia la estación policial del Cerro. Allí pude ver de lejos a una conocida Dama de Blanco intercambiamos miradas y solidaridad, es Mercedes Fresneda.
En la estación un oficial de la Contrainteligencia (CI) vuelve a mandar un resquicio, “sin queriendo” o adrede, se le va la mano al guajirito… ¡coño compadre!, le expreso. Me mira con mirada aterradora, si su amo le da la orden me mata. Estoy alerta, ya he oído de ese tipo de abusos o técnicas parapoliciales para acoquinar a las multitudes que se rebelan y exigen sus derechos, para continuar ellos teniendo un control social magnánimo, enfermizo… ese es su objetivo.
Después de un rato en esa estación le orientan a dos policías que me conduzcan hasta la estación policial de Santiago de las Vegas. Pude disfrutar del paisaje que a toda velocidad pasaba por mis ojos, llegamos y me entregan a más policías. Rejas y candados se abren y se cierran. No pienso en mí, pienso en Laura y en los moretones que sobre su cuerpo me enseñó en más de una ocasión, debe haber sufrido mucho más que yo… vale la pena lo que suceda, es mi pequeña manera de contribuir y de elevar mi voz diciendo: “no aguantamos mas, nuestro pueblo exige cambios democráticos”.
Intentan que firme un documento donde dice la mentira más grande del día:“escándalo público”. M e niego, nunca he sido tan educado, cívico y cortés como lo fui hoy… a pesar de la detención arbitraria y del apretón innecesario a mi testículo.
Nuevamente en una celda, me miro lentamente…., luzco feo, sin cinto y sin cordones, pero esta vez hay algo nuevo… sin medias, así como lo leen, no entiendo nada.
Instrucción policial
Un muchacho de tez negra se identifica como el agente Marcos de la CI, es joven y corpulento, maneja el interrogatorio de forma cívica. Aparentemente los castristas me han enviado a un policía del pensamiento algo civilizado y actualizado, aunque maneja muy bien el lenguaje de la neolengua comunista (algo que ya nadie entiende ni comprende, pero algunos aún toleran). No violó ningún principio moral y ético en que creo y es por ello que intercambiamos palabras. Ni tan siquiera me ha invitado a chivatear a mis semejantes, pienso que su instrucción policial, aunque injustificada y que nos sigue negando nuestros derechos a expresarnos, ha sido tolerante No degrada mi moral este individuo, sencillamente pensamos y tenemos puntos de vista diferentes.
Aproximadamente a las tres y tantas de la tarde me devuelven mis pertenencias y me liberan. Estoy cansado, hambriento, bien lejos de casa, pero vivo… Mientras me traslado observo la presencia en las calles de muchos policías con perros y analizo para dentro de mi que el verdadero escándalo público que se ha cometido en el día de hoy en la Habana es el atropello que continúa y reiteradamente sigue cometiendo el Gobierno con sus fuerzas militares y paramilitares contra pacíficos ciudadanos que existimos y queremos expresarnos.
Hoy sueño con el día en que pueda llevar en mi mano un gladiolo al sitio histórico en que reposan los inolvidables restos de esa madre de la lucha pacífica y la democracia en Cuba: Laura Pollán. Sin miedos, sin que un representante del Gobierno me detenga, es decir, como la soñó Martí: en una Cuba distinta, libre.


Rompiendo el silencio: ciudadanos contra la corrupción.



“Voy a crear nuevos cielos y una nueva tierra; y las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.” (ISAÍAS 65: 17.)
Recientemente, Jorge Blanco Salas, con quien he establecido una amistad y a quien he bautizado desde hace un tiempo con el sobrenombre de: “El Indignado del Guatao” por sus constantes inquietudes sociales y activismo cívico en el pueblo, se presentó en mi casa. Venía acompañado con un excompañero de trabajo, su nombre es Junior Michel Estrada y es trabajador de la ECOA 37. Parecían indignados, cansados de elevar tantos reclamos sin nunca tener respuestas adecuadas. Las injusticias laborales y la indefensión jurídica me indican la inminente necesidad que tienen en ser escuchados.
Aún aclarándoles que sencillamente soy un bloguero, me han pedido que les hiciera un pequeño video, en el cual quieren expresar sus constantes frustraciones y denunciar la pomposa corrupción imperante. Nada nuevo para el que esté medianamente informado, ya que recientemente este generalizado problema ha sido dado a conocer hace pocos días por la dama de hierro: Gladys Vejerano. Sin embargo, es una denuncia impostergable de indignados ciudadanos cubanos.
Ante tanta desesperanza y frustraciones, los habitantes de esta isla están empoderándose con las nuevas tecnologías y aspiran a que alguien “con un dedo de moral les dé respuestas”. Pero, que como ocurre casi siempre, no le engaveten su denuncia.
Mientras tanto, seguiremos preguntándonos: ¿cuándo llegarán estas cosas a su término y los que tienen que rendir cuentas las rendirán? No hay que dilatar este escrito, los invitamos a analizar este sencillo diálogo que comienza a romper el silencio:


¡Despertad... chapuceros!


Una peculiar forma tienen los dirigentes de Punta Brava y los máximos responsables de garantizar el normal funcionamiento de la situación hidráulica en la zona. Intentar resolver los problemas más acuciantes de la población es todo un idilio.
Las políticas públicas que emergen como consecuencia de una tormentica (o mejor dicho, a falta de ella) no son del todo bien acogidas y mucho menos comprendidas por la inmensa mayoría de la ciudadanía.
Se comenta que el año pasado ante la problemática del déficit de agua (aún existente), cuando una enorme sequía temporal azotó a nuestro país y principalmente a nuestra zona, esta fue acompañada de insuficientes acciones (previsibles) de dirección, sobre todo en áreas de mantenimientos y estrategias hidráulicas para enfrentar la situación, ofreciéndonos como secuela que el poblado se convirtiera, para desgracia de todos, en el insoportable desierto que por esos días algunos apodaron Punta-Sahara.

La racionalización en casi todos los aspectos de la vida nos es común a los cubanos, por lo que para resolver la problemática “de por allá arriba” ordenaron en ese entonces que el servicio de agua funcionara un día sí y uno no, en horarios especiales, es decir, de 7:00 pm a 2:00 am. Experiencia única que no a pocos puso a correr al obligarlos a la búsqueda de cuanta vasija pudiera tener o adquirir para almacenar y llenar del imprescindible líquido.
Al mal generalizado del transporte y sus vías, bajos salarios, subida estrepitosa de los precios para la adquisición de alimentos de primera necesidad, se le sumó (para colmo de males) la falta del preciado e imprescindible líquido. Ante este escenario, repleto de las más cotidianas hostilidades vivenciales, no fueron pocos los que protestaron exponiendo abiertamente el disgusto que causaba llegar cansados a los hogares y no tener ni siquiera agua corriente en el grifo. La frustración generalizada expuesta en su mayor expresión.
Aunque todos sabemos que las noticias y estadísticas que nos brinda la Televisión Cubana no siempre se reflejan en bienestar palpable, recientemente oímos por ese medio la información de que las presas que nos abastecen de agua estaban a un 90% de su capacidad total. Miles y miles de metros cúbicos aseguraron. Lo que nos ha llevado a una lógica e inevitable pregunta: ¿cuándo se restablecerá y normalizará el servicio del agua en Punta Brava? ¿Estaremos, sin saberlo nosotros mismos, viviendo en la tierra de “Nunca Jamás”?
Reconozco que no entiendo hasta el momento muchas políticas erradas y chapuceras que se toman en mi país, pero mucho menos que no se normalice este elemental servicio al haber hoy tanta agua. Según vecinos, Punta Brava es un pueblo que en casi su totalidad está rodeado de presas y en tiempos pasados siempre tenía agua las 24 horas del día.
¿Será que nunca se normalizará y bien funcionará….algo….?
Los managers de estos asuntos saben muy bien que este no es un lujo de la oligarquía burguesa, sino una necesidad elemental, fundamental para todos. No todos disponen de una cisterna, un motor y un poco de tuberías para olvidar el asunto.
¡Amigos de Punta Brava… exijan, exijan por donde puedan…! porque, como decía mi abuelo, los que tienen el deber de canalizar y resolver los problemas se están haciendo los capados para que les toquen los huevos. Basta ya del abuso y las políticas erradas.
¡Despertad a los chapuceros!