jueves, 27 de septiembre de 2012

Ahora pregunto: ¿se fue, se mudó o falleció?

Hasta el momento en el municipio La Lisa, perteneciente a la capital cubana, las autoridades no han declarado una epidemia de dengue, pero fuentes independientes y vecinos aseguran que falleció en El Cano (primer pueblo socialista de Cuba) un ciudadano por causa del mosquito Aedes Aegypti.
Entre los vecinos de Punta Brava, Guatao, Valle Grande y El Cano ya nos es común escuchar que tal o más cual vecino tiene fiebre, y que es o será ingresado en su propia vivienda, en La Covadonga o en otro centro hospitalario improvisado alguien. Los médicos, irónicamente y casi riendo, recomiendan para subir las plaquetas las carnes rojas y hasta que existen cuatro diagnósticos clínicos.

Los que se han especializado un tanto más en la materia, comentan que la enfermedad se caracteriza por una fiebre de aparición súbita que dura alrededor de tres a siete días, su espectro es acompañado de dolores de cabeza, articulaciones y músculos, afirmando que una variedad grave de la fiebre del dengue es el dengue hemorrágico (DH), que cursa con pérdida de líquido y sangre por trastornos en la coagulación.
El Gobierno hasta el momento no ha admitido públicamente que existe una epidemia, y aunque mantiene una intensa campaña por sus medios de prensa para advertir a la población sobre el aumento de focos del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue, en agosto pasado reconoció que existía una "situación crítica" en el municipio cabecera de Camagüey, y que más de una veintena de municipios del país estaban en alerta por el incremento de la presencia del mosquito.
Según nos informa un colaborador que ha querido mantener su nombre en el anonimato, en reciente matutino laboral en la zona, una especie de mitin mañanero en que suelen con frecuencia pedir los mandarines comprensiones, sacrificios e incondicionales fidelidades políticas para con el Gobierno a los trabajadores, han informado de dos fallecidos y más de 600 casos en el municipio La Lisa. Información que alarma y evidencia el irrespeto hacia los que tienen el derecho a estar informados, aunque sea mínimamente sobre el peligro que corren.
Una peculiar forma de manejar los términos tiene el gobierno del General y los empleados de sus medios comunicacionales, quienes más allá de la utilización de los complicados eufemismos utilizados para denominar una enfermedad que todos conocemos como dengue, una persona desempleada es llamada “disponible" o "excedente”, el cólera es identificado como una "infección intestinal por contaminación hídrica" y un supuesto accidente involuntario en una lejana carretera de Holguín, que sin lugar a dudas como en todo el país no le asisten suficientes identificaciones para orientarse los conductores, es llamada criollamente o “caseramente” como: “Carromero a 100 y Aldabó”.
Los cubanos deberíamos tener derecho a conocer sin tapujos cuando estamos seriamente amenazados por una nueva epidemia o por cualquier otro problema, tarde y peor podría ser reaccionar y tomar conciencia de la dimensión del riesgo para poder estudiar las acciones y estrategias a valorizar y ejecutar. Todos estamos en peligro.
En realidad los medios oficiales siempre se han caracterizado más por las omisiones que por las informaciones que brinda, así que no veo el por qué quejarme hoy, pero es válida nuestra preocupación, creo yo…, y supongo más, entiendo que si no es hoy, algún día sabremos si en verdad se fue del país, se mudó o falleció por dengue.

¡Miedo no...que va!


Ante la vista de aproximadamente tres generaciones han estado presentes miles de carteles alegóricos a ideologías y a bravuconerías baratas, uno de los que más me llamaba la atención en mi niñez decía:
“Señores imperialistas: no les tenemos absolutamente ningún miedo”.
La doble moneda y la dependencia sobre las inversiones extranjeras nos muestran una situación económica que nos deja mucho que desear. Las llamadas inversiones extranjeras exponen aún más a la vista las tremendas desigualdades en que vive sumida la Cuba de hoy.
Desde hace tiempo existen dos clases sociales que las separa un auténtico abismo. Los que manejan dólares (mayoritariamente procedentes de familiares que viven en el exterior) y aquellos que teniendo negocios, ya sean legales o no, les permite ingresos en esa dura moneda.
En el otro sector se encuentran los que no tienen esas posibilidades y sufriendo todas estas penurias mal comen e intentan buscar (a cualquier costo) dinero para vestirse, comprar medicinas, o cualquier otra cosa necesaria para vivir. No recuerdo exactamente en estos momentos quién dijo que no existe pueblo más indefenso que aquel que no puede soñar, y me atrevo a asegurar que es nuestro caso. No me queda claro cuanta culpa tienen los norteamericanos por nuestras carencias, pero lo que sí está clarísimo es el efecto desgarrador y nocivo que ha producido y producen los constantes cambios que en política económica ha dado el Gobierno.
Irónicamente, hay personas que tienen como objetivo agobiarnos, reprimirnos y coaccionarnos… pero encuentran refugio en los EEUU. Quizás por el detalle de este cartel en particular, es que en la mayoría de los casos todos quieren viajar hacia el gigante y malvado capitalismo… si analizamos un poco estos detalles, entonces podemos asegurar que los mandarines y sus familiares en verdad no les tienen absolutamente ningún miedo. ¡Miedo no… que va!

martes, 18 de septiembre de 2012

La polémica se retira con polémica.


Siempre que se retira un espacio de noticias, opiniones y de recolección de datos nacionales que dan pie a un debate o análisis, por muy polémico que este pueda parecer para algunos, todos perdemos… un tanto más en nuestra nación, tan ávida de expresar divergentes puntos de vista. En este caso se encuentra el blog La Polémica Digital, un espacio en que escribía desde hacía unos cinco años la joven profesora y periodista Elaine Díaz. Acostumbrados como estamos, a leer entre líneas, no nos es difícil deducir que algo hay.
Una escapada inteligente y notable tiene el periodismo oficialista, la mano dura, el palo y tentetieso con que trata el gobierno del General a sus detractores o sencillos disidentes, nos transmite la expresión más lógica y escuchada: “no te metas en nada, que la desidia y apatía te rodee no es tan malo” frases comunes y lógicas para la familia cubana de hoy.
Como escribiera para Diario de Cuba el periodista Iván García, sin lugar a dudas: “el aburrido y gris periodismo oficial ha tenido una baja notable”…
Ya es cotidiano, el dueño del poderoso metabolismo censurador nos hace pensar en que la polémica. Elaine se ha retirado con una subterránea polémica que no hemos podido ver y vivir.
Sin lugar a dudas los lectores extrañaremos sus crónicas, reportajes y artículos de opinión, aún a sabiendas de que en muchos casos tendríamos diferentes puntos de vista. Hoy recuerdo aquel pensamiento que tan bien resumió el apóstol: “nadie llega a la pluma sin antes haber temblado”.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Ver para creer.


No es casual, sino causal, que con cierto realismo frecuentemente Santo Tomás de Aquino (1225-1274) afirmara: “ver para creer”. Nadie podrá negar nunca que su razón tendría.
Recientemente, el proyecto independiente socio-cultural Estado de Sats, que dirige Antonio Rodiles, propuso reunir en su pequeño y regañadiente espacio a varios miembros de la emergente sociedad civil cubana, para que en un panel llamado: “Literatura en libertad” se pudiera expresar divergentes puntos de vista del nuevo pensamiento cubano.
Entre los miembros convocados que intentarían participar se anunciaban por sms a: Orlando Luis Pardo Lazo, Orlando Freire Santana, e- Maro, Frank Correa, Dimas Castellano, quienes han sido ganadores del concurso Nuevo Pensamiento Cubano.
Para impedir y obstaculizar el encuentro civilista, la dirección del “revolucionario” Departamento del Antipensamiento ideó la detención de Orlando Luis Pardo Lazo, entre otros participantes, acción provocadora que desató la ira y protesta pacífica de varios miembros activos del impostergable cambio que vocifera y necesita nuestra sociedad y pueblo.
Confieso en estos momentos que, aparte de la incomprensión y preocupación de tal acción, por aquello de “ver para creer” fui (gracias a un amigo) hasta donde se encontraban los manifestantes, es decir, frente al punto en que radica la dirección del departamento-sede de aquello que reprime y agobia toda forma de expresión en nuestro país, y que al no alcanzarles con su antiguo cuartel general ubicado en Villa Marista crearon una dependencia que instalaron entre las calles 31 y 110 del capitalino municipio de Marianao, conocido popularmente como Punto 21.
Algo poco común para los tiempos en que vivimos, pude apreciar esa noche de mi Habana, solidaridad y unión…, esa fuente que nos distingue y separa de la irracionalidad con que nos intenta mal dirigir y reprimir el propietario e ideólogo de tan agobiante yugo.

Se fue pa´ la Floringa.



Hija de alto funcionario huye, “estando todas las condiciones creadas”, del último proyecto revolucionario: la siembra masiva de la moringa.
Desde el día 27 de agosto circula en La Habana el rumor de que Glenda Murillo, hija del “zar” de las finanzas de los cambios raulianos: Marino Murillo, no aguardó por el supuesto resultado positivo de las reformas económicas encabezadas por su padre y cruzó inesperadamente la frontera hacia USA para acogerse a la tan criticada “por poderosos” Ley de Ajuste Cubana de pies secos y pies mojados, que a tantos que huyen en estampida ha beneficiado.
¿Qué podemos esperar los ciudadanos comunes?
El recién fallecido escritor Carlos Franqui, protagonista de la Revolución Cubana y colaborador muy próximo al viejo césar, no tardó en darse cuenta de la degeneración y retroceso económico, político y social del proceso revolucionario. Cuando hace unos años alguien le pidió al escritor en el convenio del Partido Socialista Italiano de Roma una breve definición sobre el socialismo real, la suya fue sumamente pragmática: “El comunismo es eso que acaba con todo lo que se le opone en su primera fase, lo paraliza todo en la segunda y se autodestruye en la tercera y última fase."
Por el momento no sabremos las razones, o sin razones, de esta vieja contradicción que incita a romper definitivamente lazos familiares, especialmente cuando algunos suponen que existirán cambios sustanciales económicos que a priori, quiéralo o no la burocracia imperante en el poder, significará a corto o mediano alcance cambios políticos que emergerán como el ave fénix de sus cenizas.
Queda demostrado una vez más que el tiempo apremia, y que no todos tenemos confianza en las emergentes y tímidas reformas…, mucho menos creeremos que con infusiones de moringa ingresaremos al club de los 120 años.