jueves, 1 de noviembre de 2012

Expedición de cayo Confites II: Siniestro epilogo castrista.

A: Eloy Gutiérrez Menoyo, siempre grande.
A: Carlos, su hermano, expedicionario de cayo Confites y asaltante al Palacio Presidencial.
Porque honrar honra.

Si algún historiador honesto hiciera un análisis comparativo entre el daño social, económico y político ocasionado a sus respectivos países por ambos dictadores, Trujillo y Castro, observaría que el segundo hizo una copia magnificada en casi todos los aspectos repudiables, y que multiplicándose por 100 los daños y traumas nacionales, quedarían cortos. Quien de una forma prematura siempre acarició la codicia impura del poder, la gloria, las riquezas, llevando incluso, 6 años posteriores de la gesta frustrada de cayo Confites a los jóvenes idealistas al asalto de dos fortalezas militares, enarbolando la bandera del nacionalismo, la democracia y el amor por la Justicia social, los cuales en la historia quedaron traicionados, por quien encubierto tras las aspiraciones negras y despreciables del socialismo, no hizo más que copiar impúdicamente los métodos básicos del mismo que intentaba derrocar 12 años antes, es decir, a Trujillo. Es por ello que esta página histórica de cayo Confites ha sido más conveniente mantenerla olvidada.

Analizando en voz alta.

  • En una combinación macabra de nación conquistada y como a coloniaje sometida, implantando por un lado el terror del fusilamiento masivo, apoyándose en los dos principales brazos ejecutores, Raúl y Guevara de quienes se calcula firmaron más de 1500 ejecuciones y por obra, la destrucción y socavamiento total y absurdo de todo el sistema socio-político y legal, incluyendo todo el andamiaje de la sociedad civil, en la que el pueblo pudiera resguardarse. Mientras que simultáneamente establecía todo un sistema de debilitamiento y destrucción de las clases vivas de la nación.
  • Aplastó todos los sindicatos libres, creando una organización falsamente independiente que nunca respondió a los intereses obreros, la C.T.C.R. Central de Trabajadores de Cuba (Revolucionaria)
  • Defenestró o mediatizó a los líderes naturales, haciéndolos verdaderamente títeres de sus intereses corruptos y de prepotencia.
  • Creó en sustitución de todo lo anterior un conjunto de instituciones civiles, a las que denominó no gubernamentales, pero que son en la práctica totalmente partes del gobierno, que han sido y son solo multiplicidad de los brazos del pulpo, como son las relativas a vigilancias, control, apoyo y sostenimiento de todos los intereses, además de las políticas, paramilitares y las porras violentas, agresivas, punitivas al estilo mafias autorizadas, como la banda 42 que apoyaba a Trujillo.
  • Establecimiento y manipulación de un sistema electoral que, ni es ni se parece al democrático, en que cada ciudadano en lugar de poder votar por su presidente, se ve obligado a votar por un partidario probadamente sometido, que monopoliza en sí mismo el poder ciudadano, es decir la soberanía. Un intermediario testaferro que claramente siempre refrendara el voto a favor del permanente tirano. Para tomar un ejemplo, durante la campaña electoral, Trujillo utilizó el ejército para desatar todo tipo de represión, obligando así a sus contrincantes a retirarse de la contienda electoral. Durante el proceso electoral se arrojaron los siguientes resultados: Una cantidad de votos superior al censo de población votante, evidenciándose así toscamente el fraude electoral y el triunfo del único candidato: Rafael Leónidas Trujillo Molina, que se consolidaba realmente como dictador. Trujillo impedía la participación de los contendientes principales a nivel nacional, Castro, que controla con todos sus secuaces el sistema electoral impuesto, los impide desde la base.
  • Aplastamiento cruel y total de la sociedad civil, quedando el pueblo indefenso ante el poder arrollador del gobierno despótico, que se manifiesta como representante solo del pueblo servil y aterrorizado, denominado “revolucionario”.
  • Empobrecimiento y endeudamiento increíble, como con saña premeditada, (más de 30,000 millones), como colonialista de su propio país.
  • Debilitamiento de la moneda nacional que recibió a la par del dólar en 1959, llevándola al irrisorio valor de 5 centavos dólar. Y un salario básico de $80.00 mensuales, cuya promesa fue elevarlo, reduciéndolo a $20.00 en la actualidad. ¡Surrealismo puro!
  • Mientras Trujillo sustituyó el dólar por el peso como moneda nacional, Castro estableció una moneda cazadora del dólar, que circula paralela al peso, y que es una evidente muestra de la desigualdad del cubano, pues no paga con ella, ni es accesible a las mayorías.
  • La tortura física y psicológica, siempre negada como en la era de Trujillo, pero real… el asesinato, mayoritariamente por juicios amañados y prejuzgados, las persecuciones, muertes sospechosas en hospitales, cárceles, accidentes en el extranjero, fusilamientos, guerras como satélite de su metrópoli soviética, desaparecidos, ahogados por huir de tanto maleficio etc., podría superar los 200 mil, es decir 150 mil más que Trujillo y la tragedia nacional sin haber terminado.
  • Mediante años estableció un control migratorio criminal de lesa humanidad, separando a miles de familias, mientras que Trujillo solo controlaba o dificultaba mediante la posesión o no del carnet del Partido Dominicano a los opositores.
  • En la actualidad Castro, a fuerza de tanta denuncia nacional e internacional, y obvia debilidad ante el pueblo en ebullición, ha establecido una reforma mediocremente amañada, que no es más que la que empleaba Trujillo, es decir, dificultarle a los opositores y a quienes estime pertinente la emigración, otra burla irrespetuosa, como lo es el derecho a comprar solamente casas y carros destartalados, como si el pueblo estuviera integrado por seres despreciables o dignos para ser discriminados. Pero como nos dijo Martí: Ni hombres ni pueblos serán respetados, si no se dan a respetar.
  • La manipulación y el robo del erario público es y ha sido tan despilfarrante y encubierto, que nunca el pueblo sabe el monto de las fechorías cometidas, al punto que las informaciones especializadas cuando se refieren a las riquezas y propiedades de los Castro las ubican entre las mayores del mundo, como las de Trujillo en su época.
  • Lo anterior no los limita en los exagerados gastos en que se exacerbe la egolatría, como festivales y congresos realizados en Cuba, competencias deportivas etc., sin importarles la macro-deuda, ni la hambruna social generalizada, nunca antes existente. La enorme cantidad de gastos en yates, viviendas de lujo, carros, viajes, alimentos y vinos extremadamente caros etc., de toda la familia y secuaces, es un horrorizante lastre de una nación en bancarrota, mientras el pueblo en su hambruna es peor que paria en su propia tierra.
  • Monopolio total del estado sobre las riquezas, que al estar centralizadas en manos egolátricas, se concentran en la nueva oligarquía, siendo abundantemente entregadas como preseas políticas, pagos de servicios a compinches internacionales, en forma de centrales azucareros, hospitales, clínicas etc. disfrutes de bacanales vacaciones familiares, servicios médicos gratuitos a personalidades y familiares de interés especial.
  • Destrucción de la capacidad industrial en general, pero más desastrosamente deplorable en la primera industria, la azucarera, probadamente exitosa por más de dos siglos, en que de exportador de clase mundial fue convertido en importador, contrariamente a Trujillo.
  • Establecimiento de la ley de la vagancia, en un país en que a los opositores se les niega el trabajo, para de esta forma obligarlos a una variante de esclavitud o provocarle una causa predelictiva, con lo que se enmascaran muchos presos políticos como si fueran comunes.
  • Los privilegios de los que poseen el carnet del único partido político, al igual que en los métodos de Trujillo con su Partido Dominicano, son bochornosos, para un gobierno que ofreció igualdad no ganada con votos, sino con muertos. ¡Justicia social de que!
  • El temor que provoca en sus propios partidarios es tan ostensibles, como en el caso de Trujillo, que hasta ministros y viceministros dan la impresión, en llamadas de atención públicas, de que huelen a excreción. El letrero “Esta es tu casa Fidel” es una burda copia de “En esta casa manda el jefe”, que a su vez son monumentos al culto a la personalidad.
  • Al igual que Trujillo ha creado, buscando simpatías políticas y justificaciones a tanto desmadre, actividades emblemáticas, como la educación y salud “gratis” que el pueblo paga con creces, con sudor, con sangre y lagrimas. Como a la caperucita roja,… para comernos mejor. Las frecuentes rotaciones del cargo de casi todos los seguidores principales, es una clara medida de la copia del método de Trujillo, algunos desaparecidos y otros impulsados a alejarse.
  • La eficiencia efectiva ha sido solo en el terror y la represión. En todo lo demás ha sido efectista deficiente que literalmente hundió la isla en el mar como tantas veces lo pronosticó. Ha sido un copiador eficiente de todo lo maligno del estalinismo global, maquiavélico, Trujillo etc.

Si ese señor una vez se alistó para derrocar a un dictador que llevaba 16 años en el poder como Trujillo, o a un Fulgencio Batista por no respetar las reglas democráticas, hoy, cuando después de 53 años aun se mantiene en el poder, con procedimientos anti populares, antidemocráticos y manipulaciones, hoy, sin pudor apoya otras dictaduras más sangrientas, con más de 40 años como la de Siria, o las ya derrocadas de Saddan Hussein, Gadafi etc. Se ha dicho que el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente, pues esto lo demuestra.

Resumen:
Cuando a estas alturas de la debacle de un país conducido a la miseria, el hambre, la desesperación de la vida, la prostitución social, por necesidades de subsistencia colectiva etc., aterrorizado por el sufrimiento, el apaleamiento de los gamberros y turbas violentas, por el solo hecho de disentir pacíficamente de tanto horror y desvergüenza, de quienes mintieron y mienten, y todavía se empeñan en mantener el poder cueste lo que cueste, analizar, comparar y rememorizar, persigue solo el objetivo de fortalecer la conciencia colectiva, para que el triste pasado no vuelva a repetirse. “Los pueblos tienen mala memoria” alguien dijo y es necesario refrescársela permanentemente.

Mencionar los métodos, desenmascarar las mentiras, los cinismos etc. de quien fuera el tirano mayor, y que a la ahora de su extensión nos deja, su amarga continuación, designado en el cargo por el mismo método marrullero, cómplice y responsable en toda la tragedia nacional, su mano ejecutiva en tanta arbitrariedad y crimen, no persigue revivir a quien ya es un muerto doble, político y físico, sino, educar para el futuro, que alzándose sobre esta experiencia hecatombita, nunca más permitan los errores repetidos por este infeliz pueblo, que ha alcanzado el nada envidiable desmerito del Récor Guiness a la pasividad y la paciencia, del soporte de la dictadura más larga de América.

Revolución no es un giro de 360 grados en más de medio siglo de estatismo ruin y penoso, revolución es democracia en movimiento permanente, y sigilosamente vigilancia y perfeccionamiento por parte del pueblo, único y verdadero soberano, que no necesita intermediarios para ejercer su voto, su soberanía, la ejerce por medio de todas sus instituciones, pero en especial las que fortalecen la sociedad civil, que son las que ayudan a que el pueblo ejerza su poder, mire hacia arriba, como contrapartida de las gubernamentales, que en general tienen la tendencia a mirar a un lado, a monopolizar, a ver por encima del hombro del pueblo, y a depredar el poder y el erario público que siempre dicen defender, pero además, a presionar para que el pueblo mire hacia abajo.

Es por ello que el fortalecimiento de la emergente sociedad civil es fuente de pesadillas e insomnio para el actual régimen, cuya prioridad fue destruirla desde 1959, al igual que lo hizo Trujillo. No sé si la humanidad… pero si sé que el pueblo cubano ha dicho basta… y ha echado a andar.

Notas sobre Trujillo, tomadas de Wikipedía libre, videos y otras informaciones en internet… ese otro detalle, que adrede y sin ya ningún enmascaramiento le continúan negando al pueblo cubano.
Carlos Bárbaro García Ocampo.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada