jueves, 2 de agosto de 2012

Propuesta de Joisy García Martínez


Queridos compatriotas de la diáspora, hace muy pocos días leí sobre su concurso, y me interesó contestarles brevemente, para no cansar con larga diatriba a nadie.
Para comenzar a entender mi punto, debo aclarar que comprar una memoria flash de cuatro gigabytes a los merolicos "comerciantes" en Cuba es aproximadamente comparable al salario de 15 días o más de cualquier trabajador común.
Pienso sólidamente en que el día que los cubanos del mundo, de la diáspora principalmente, se unan y poco a poco sean capaces de recolectar ordenadores viejos, memorias flash, cámaras digitales, discos compactos y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías (ya viejas en el mundo), para su distribución dentro de Cuba, habremos dado un paso, o sea, "desechados, antiguos" etc., y que sean llevados organizadamente hacia los distintos aeropuertos con destino Cuba, y sean donados a todo el que entre a la isla y quiera cooperar con el proyecto. Un ejemplo: "un ordenador para mí (o la) abuelita", de esta forma empoderaríamos a la población con esa vieja máxima que dice: "información es poder" y, por consecuencia, existirá un hueco más en el monopolio estatal de la información en Cuba.
Sin extenderme más, creo que mantenernos en la más espantosa pobreza solamente ayuda a que los cubanos no podamos saltar al segundo o tercer nivel de la pirámide de Maslow. Bombardearnos con ordenadores y memorias flash es una buena idea, y "legalizada" por el momento.
Cuando existan donaciones abundantes de procesadores "viejos" y otras tecnologías más, que popularizarían hasta futuros concursos como este, entonces habremos colaborado con que no estén desinformados la mayoría de nuestros coterráneos con lo que acontece en nuestra isla, y habremos contribuido a la circulación de la libre información dentro de Cuba, incluida especialmente (en mi modesto entender) nuestra abuelita, sin lugar a dudas importante pieza de nuestra sociedad ¡tiene también sus derechos no! y la información es sin lugar a dudas clave en los procesos de cambio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada