martes, 7 de agosto de 2012

Popurrí de un gran amigo.

Popurrí de un gran amigo.

Desde hace un tiempo tengo comunicación con un "amigo", que por el momento así llamaré para intrigar a los más curiosos sectores "secretos". Maravillosos consejos me ha dejado y he obtenido, no quiero inflarlo o adularlo, pero me han caído como anillo al dedo, ante todos mis intentos de querer ser un ciudadano "común y preocupado" de nuestra comunidad y sociedad, o sea, del mundo. Ante un país lleno de intolerancias, resentimientos, luchas evidentes por sobresalir, lleno de amarguras y de gigantescas evidentes maldades, las que abundan al por mayor en todas latitudes.
Recientemente sostuve una conversación con él. Me quejaba sin meditar tanto en los demás, y siendo egoísta, llenos de ingratitudes, manoseábamos ideas y proyectos frustrados, y hasta sin mencionar nombres (por ética) silbamos entre nosotros sobre algunos proyectos que aprecian nuestros ojos como fructíferos. Y culminamos en temas de divisiones obvias, naturales de los parámetros comunes de una sociedad esclavizada.
Su respuesta fue, en mi modesto entender, sabia, educativa y reconfortante, me dijo: "hoy estamos bastante afinados. Sobre lo que dices de las ingratitudes que recibes, las amenazas, y que a ti, tu familia y tus amistades las tienen ya en la mirilla, es bueno, porque indica que el trabajo que realizan ustedes se lo están sintiendo, ¿o es que tú crees que vas a poder hacer labor opositora contra la cúpula gobernarte y sus privilegiados? ¿no crees que debes tener oposición tu también?
Un pequeñísimo ejemplo fue una de las enseñanzas que recibí de Ricardo Bofill en dos páginas llenas en el periódico Granma, cuando lo llenaron de calumnias hace unos cuantos años, pensé que él haría lo mismo, una auto defensa. Pues no, varios días después su respuesta fue más y mayores denuncias sobre los abusos del régimen de la Habana. 
Escúchen bien este consejo de amigos: a las autoridades no las provoques directamente, no entres en ninguna discusión a secas. Tienen la fuerza, más no la razón. Muchos de ellos lo saben y lo fingen sufridamente. Dale gracias a Dios por el que no te hable, Dios mismo te lo quitó de encima. Al que se te acerque, mucha desconfianza, y gracias a Dios todo, absolutamente todo.
No escribas por esta vía nada que no debas, por ejemplo: sobre proyectos, planes futuros etc. Por aquí todo es público, recuerda los constantes escándalos mundiales que no se borran y utilizan para desprestigiarlos aún siendo a plazos.
Si entre los propios religiosos hay enormes enemistades, desavenencias, desacuerdos y encontronazos, ¿qué puedes esperar en esta actividad que es el reino terrenal de los barriguistas de derecha, izquierda y el ombligo?
Cualquier cosa que digan de ti, si puedes, me lo comunicas resumidamente para estar preparado y salir en tu defensa, amigo, pero espero te resbale todo, ten bien presente que Dios primero, luego la razón y la justicia en que tú crees y aprecias. Cuídate mucho y desconfía, pero sin llegar a la paranoia.
Tu amigo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada