Blogroll

jueves, 2 de agosto de 2012

Entre el amor o el temor. El terror.


Segunda parte.

Porque oigo la calumnia de muchos;  el miedo me asalta por todas partes; mientras consultan juntos contra mi e idean quitarme la vida. Mas yo en ti confio, oh Jehova;digo: Tu eres mi Dios." Salmo 31; 13 - 14.
 
El miedo: es la perturbacion angustiosa del ánimo causada por las ideas, incluso la sensación de un peligro real o imaginario.
La preocupación es la prevención que una cosa merece o se cree merezca. Impresión que causa una cosa en el ánimo. Desasociego, inquietud, intranquilidad física y espiritual. La preocupación es el resultado de diferentes causas, una de las cuales es el miedo, que supuestamente debe surgir primero, pero que le abre el espacio al pensamiento viciado, enfermizo, que no solamente se afirma en nuestra mente, que además logra ser transmitido a otras mentes y pensamientos, funcionando como pandemia social.
El miedo contagia al ánimo como la viruela al cuerpo. Tambien el valor. Cuando esa indiscutible madre de la patria: Mariana Grajales, ante la muerte de un hijo, le dice al menor: "y tú empinate" está sembrando el valor. Lastima del racismo y los racistas.
Tengo ante mí el fabulosamente sabio libro de Dale Carnegie: "Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida", cuya riqueza práctica y espiritual lo han mantenido como un best seller desde 1948. Toda persona, especialmente las de actividades contraverciales y difíciles, como los blogueros y disidentes en Cuba, ejecutivos, etc, no debieran dejar de estudiarlo.
Sintetizando algunos párrafos de las partes primera y segunda, a propósito del texto,  tenemos: "De acuerdo a un estudio de la clínica Hermanos Mayo, de 15,000 pacientes tratados por desórdenes digestivos, cuatro de cinco no tenían una base física para sus enfermedades del estómago. El miedo, la procupación, el odio, un egoísmo supremo y la incapacidad para ajustarse al mundo de las realidades eran en buena parte las causas".
"En otro estudio de ejecutivos, algo mas de una tercera parte padecían de uno de los tres achaques peculiares de una vida de tensión: corazón, aparato digestivo, presión sanguínea. Se ha comprobado mediante exámenes post mortem que los padecimientos nerviosos no son causados por un deterioro físico, sino por emociones de inutilidad, frustración, ansiedad, zozobra, miedo, derrota, desesperación. Platón dijo que el mayor error que los médicos cometen es intentar la curación del cuerpo sin intentar la curacion del alma."
"En Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial, casi un tercio de millón murieron en combate, pero durante el mismo período el mal del corazón mató a dos millones de civiles, y un millón de estas bajas tuvieron por causa ese mal de corazón que provocan las preocupaciones y la vida tensa. La preocupación  es como la gota constante; y la gota constante lleva frecuentemente a los hombres a la locura y el suicidio".
Por suerte, el libro da los métodos para librarse de las preocupaciones y el miedo. Esta es la realidad en que fue hundida la supuesta patria liberada, desde 1959 hasta hoy:
- Fusilamientos al por mayor y no pocos al menudeo.
- De 16 prisiones existentes antes de 1959, hay más de 200 actualmente, con no menos  de 100 mil reclusos aproximadamente.
- Militarización de la sociedad civil independiente, que tanto sostén y apoyo  aportaba a la tranquilidad ciudadana.
- Ingreso del país en bloques militares, estando bien  pegaditos al supuesto enemigo al que no le alcanzamos ni para un pequeño bocado.
- Provocaciones reales que bien pudieron desembocar en una tragedia mundial, recibiendo armamentos nucleares y azuzando su uso.
No en balde aquel slogan después de 1959: "ahora es que comienza el sacrificio", siempre invocando el beneficio para las próximas generaciones y nunca para la cúpula gobernante, que es la verdadera eterna beneficiada.
Como parte de las medidas para no caer en las supuestos errores de la comuna de París (1871) que habían dejado las riquezas y bancos en manos de  los burgueses, entre las primeras medidas se realizó el canje de la moneda, que devino en un robo legalizado, pues solo admitía un porciento por persona, ricos y pobres, confiscando el resto a velocidad vertiginosa, a diferencia de la velocidad actual para subsanar errores garrafales ante tantas angustias populares.  ¡Otra estrategia más, otra manipulación,  otro engaño!
Un gran desgaste en la exportación de ideología en forma de guerrillas, que al final, como trompo loco, se ha quedado en el hueco cenagoso de la historia de un General Pirro alucinado.
Las medidas populistas como la Ley de Reforma Urbana, la Ley de la Reforma Agraria, las confiscaciones y nacionalizaciones "en el nombre del pueblo y para el pueblo", fueron verdaderos robos autorizados, con el doble propósito de  arruinar a las clases vivas  y engañar seduciendo al pueblo con el dinero de otros, que hoy deslojan insensiblemente, no habiendo cumplido sus promesas mínimas en un país derrumbado impunemente, pues los principales responsables difrutan del confort y el poder que no pueden disfrutar los funcionarios negligentes e incapaces. Y para colmo, salarios congelados por décadas.
En la primera mitad de la década de los años 1960 la maquinaria aplastó al pueblo y a la sociedad civil, los derechos humanos, así como todo lo que fuera independiente del Gobierno, que avaro de poder y riquezas, parecía no tener fin, no dormía ni dejaba dormir, tanto a emisores como a recipientes de tanto leguleyismo.
Se constituyó el Partido Unido de la Revolucion Socialista (PURS), antacedente directo del PCC actual, que oficialmente aplastó a la sociedad política democrática, y se pintaron las palmas verdes con el rojo sangre. Se conformó la cabeza franquestiana, dominada por un solo hombre de poderes omnimodos en el principado.
Esa era y es la cabeza de la pirámide, bajo la cual todas las demás organizaciones se subordinaban y las cuales se subdividen  y se apropian de un espacio diferente  de la vida y el quehacer social e individual de  la población, que no puede moverse en ningún sentido para escapar de sus tentáculos inmunes e impúdicos. Asfixian, explotan, agobian bajo la misma égida aterrorizadora del miedo y las preocupaciones, en una  maquinaria autoritaria, totalitaria, que no deja un camino diferente para poder moverse y tener eso que se llama esperanza, fe, pues desde el abogado defensor hasta el periódico o la más mínima nota divulgativa son extensiones del brazo poderoso del mismo poder.
Importancia especial contiene no solo el ateísmo y la posición antirreligiosa  de todo ese poder, que desarma espiritualmente a la sociedad y el individuo, sino el hostigamiento permanente contra toda asociación fraternal, humanitaria, independiente, pero ademas el control férreo, arbitrario y oportunista de las organizaciones sindicales, gremios, etc.
El miedo social e individual es tal que no solo el aplastado (fusilado, preso, expulsado) es pulverizado, sino que la familia y las amistades solidarias son reconocidos enemigos, por lo que se alejan en cobardía notoria, o tienen que mantener una máscara de simulación asfixiante, o perecer también.
El miedo en Cuba no es unipolar, vertbrado, es multi-vectorizado, presiona por cada una de las esferas de poder de cada institución, organismo administrativo, político, jurídico, laboral, de todos y cada uno de los que dominan un espacio en la escala de poder, los cuales invariablemente coinciden y se apoyan porque también los funcionarios y oficiales de las estructuras de dirección padecen de sus propios miedos y procupaciones.
A diferencia del sistema democrático, en que el Gobierno representa y defiende a cualquier ciudadano independiente de su posición política; el totalitario,  como lo dicen y lo demuestran hasta el cansancio, es de los revolucionarios, los partidarios, y aunque no les queda más que tolerar algunos servicios y derechos de mala gana, las injusticias y arbitrariedades son notorias. Hasta las calles dicen pertenecerles. Es un pánico social a un poder estatal global, abusador, hipócrita, mafioso, en el que la indefensión es causante de la sumición y vasallaje general.
Los presos políticos en especial, pero también los  comunes, son víctimas de métodos violentos y refinados de tortura física  y psicológica, hambrunas sistemáticas, y tratamientos médicos  violados o irrisorios, etc. Sus familiares son usados como  prendas para el dolor extra, alejando a cientos de kilómetros al preso, cuyo familiar esquilmado y sin transporte o no puede auxiliarlo, o se informa en la lejanía del infortunio por el que transita.
Los bloqueos a los estudios de los hijos son regulares, impunes y crueles. Cuando se trata de opositores, las sanciones no equitativas al delito cometido se multiplican. Las injusticias, los maltratos, los abusos y arbitraredades contra los consumidores indefensos, los usuarios de servicios, e inclusive lesionados por las propias autoridades y testaferros, son tan descaradamente abundantes que la mayor de las veces se renuncia al derecho de  exigir, porque puede resultar peor.
Todo lo anterior es una microsíntesis de por qué el pueblo de Cuba no solamente vive en el temor, sino en terror de estado, pánico social que lo domina todo, lo manipula todo a su arbitrio y conveniencia, pasando por paternalista cuando en realidad es un lastre social, autoritario, oportunista y despótico, con una cúpula de privilegiados absolutos que ahora trabaja para dejar las ruinas de la patria a un Castro III, a pesar de que la ineficiencia, la corrupción y la incapacidad  han llevado al país a una deuda de mas de 33 mil millones de dólares y si crédito a nivel mundial.
Lo anterior no solo devela la raíz del miedo, sino descubre otra cantidad de muertes directamente asociadas, causadas por el estrés que producen las preocupaciones y los miedos, transformados en infartos, problemas digestivos, alteraciones de la presión sanguínea y de los nervios. Esto que cubre una cantidad de muertes indescifrables, sin incluir suicidios y locuras.
Ser vencedor del miedo es salir de la zona cero, bloquear la simulación y aplastarla, requisito social indispensable sin el cual la libertad llegará con los reyes magos y en camellos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Archive