Blogroll

jueves, 2 de agosto de 2012

El canal de La Habana.



Ventana al futuro.
"La llave del Golfo, necesita una puerta que abrir".
Alguna vez escuché que existió, antes del naufragio llamado Revolución, un proyecto de túnel que enlazaría a EEUU y Cuba a través del golfo. Pero la extraordinaria obra de ingeniería civil con sus aproximadas 90 millas de extensión quedó suspendida por razones evidentemente obvias.
Solamente una vez escuché sobre otro proyecto para la construcción  de un canal en La Habana, su supuesta ejecución sería entre la costa norte y la sur, en la parte más estrecha de Cuba, es decir, entre  Marianao y el Mariel, con salida al Golfo de Batabanó, con alrededor de 50 Km de largo (El de Panamá tiene 81.5).
Cuba, desde el punto de vista turístico, con extremado potencial competitivo y obligada al necesario desarrollo, no solo se encuentra forzada a ser un enérgico competidor con respecto a los poderosos polos ,turísticos internacionales y de la región, sino también por la necesidad de ampliación de ingresos en todos los ámbitos productivos, dado el empobrecimiento y endeudamiento extremo en que nos ha sumido esta espantosa pesadilla sociopolítica.
En la práctica. este largo país con más de 1,200 Km de largo es comparable a una casa cuya parte posterior no consta de una puerta a su patio y traspatio, extraordinariamente bellos y amplios, que son los archipiélagos de los Canarreos y los Jardines de la Reina, agregándole además la bella Isla de la Juventud "exótica y monumental" que tiene entre ella numerosos cayos, islotes, etc. Más de 5,000 km cuadrados de espectaculares playas vírgenes para el esparcimiento, la recreación, pesca y caza, que constituyen un verdadero potencial para el turismo auto-propulsado de yates privados y públicos, de transporte marítimo menor como: barcos de cabotajes, barcazas, etc., que necesiten hacer o deseen recorridos, y disfrutar con la misma plenitud con que los extranjeros lo hacen actualmente, los cuales bajo este sistema han sido los únicos masivamente beneficiados.
Si se intentara hacer el mismo recorrido por el cabo de San Antonio se requeriría un 90% más de tiempo y combustible, por existir una distancia de aproximadamente entre unos 600 a 1,000 Km o mayor, para similar destino. Y todo por falta de un canal de 50 Km por zona llana, que además sería una fuente extra de divisas para toda la zona por concepto de peaje y avituallamiento de embarcaciones en tránsito pasivo desde EEUU, Nassau, Jamaica, Islas Caimán, América Central, etc., pues abreviarían el recorrido monumentalmente.
Las posibilidades constructivas son tan razonablemente posibles y positivas, que de haber un proyecto y financiamiento adecuado, comparado con el costo-esfuerzo-beneficio y recursos con su equivalente, el Canal de Panamá, bueno, sería como comparar una vaca gorda con una chiva flaca. Sin embargo, no se alejaría en mucho de los beneficios económicos, incluyendo el dinamismo citadino por la cantidad de miles de empleos y turistas que podría generar.
Sé que mientras el pueblo no logre su liberación no puede ni soñar con tales beneficios, siempre manipulados y escamoteados por la cúpula y sus privilegiados, muchos de los cuales ocupan asiduamente esas áreas como patrimonio privado, solo para ellos y sus familias. Pero tal vez, en tiempos no lejanos, podrá ejecutarse esta obra ingeniera y darle luz a tantas riquezas ocultas, hoy oscuramente utilizadas. De paso desearía sugerir que sean disfrutadas mediante turismo familiar y sano, nunca en zonas francas para juegos y prostitución, cuyo daño social se siente paulatinamente a la postre. Para entonces, la Llave del Golfo abrirá verdaderamente una importante y olvidada puerta.
Ojalá se tomen en cuenta ideas como estas, proyectos que nos hagan sentir orgullosos y avanzar, pero sin que pululen los corruptos, barriguistas y turiferarios que entreguen pedazos de la patria al mejor postor, y mucho menos de forma vitalicia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Archive