jueves, 23 de febrero de 2012

Galgos, galgos y más galgos.


La Habana, Cuba, febrero de 2012
Joisy García Martínez.

En el periódico Granma del día lunes 23 de enero, un extenso artículo del exjefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington (1977-1989) y Viceministro de relaciones Exteriores, Ramón Sánchez, hace alusión a la incuestionable victoria de Newt Gingrich en las primarias de Carolina del Sur (South Carolina) en los EEUU. Su autor, quien sin dudas es uno de los privilegiados en lograr acceder y olfatear la información que se nos obstaculiza a la mayoría de los cubanos que intentamos curiosear más allá de lo permitido a nuestras narices, compara las primarias estadounidenses con una fábula del poeta y traductor español Tomas de Iriarte (1750-1791) en la que dos conejos discuten interminablemente sobre si sus perseguidores eran galgos o podencos.

En el artículo su autor fustiga a los políticos y las bases sociales del Partido republicano y agrega: “Se ha mantenido en las primarias de South Carolina lo señalado en artículo anterior (Lo que nos dicen Iowa y New Hampshire, Granma, 13 de enero del 2012) acerca del descontento de las bases con la actuación de los líderes y la incapacidad de los “rebelados” de presentar un candidato de consenso. Cada uno de los comicios celebrados hasta el momento (Iowa, New Hampshire y ahora South Carolina) ha sido ganado por un candidato distinto pero, además, en el proceso los aspirantes han ido cayendo uno tras otro. En la boleta para las primarias republicanas de South Carolina estaban inscriptos nueve aspirantes y solo cuatro estuvieron activos. Las más recientes bajas fueron Michele Bachmann, Jon Huntsman y Rick Perry”.

La paja en el ojo ajeno.
Todos tenemos diferentes opiniones con respecto a diversos temas de la actualidad global, pero, para un actor no ajeno a la realidad política, social y económica nacional en que vivimos, o en cierto modo, para escribirlo un tanto refinado, delicado etc., hemos dejado de vivir los cubanos, es muy difícil dejar de recordar aquella frase bíblica en San Mateo 7:5 “¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.”

Teniendo en cuenta que la falsa electoral en Cuba está por tocarnos y de la reciente ratificación del General Presidente R. Castro, de no permitir más que un solo partido en nuestro país, llámese Partido comunista de Cuba, y que acaba de ser conocida, es irónico y frustrante tener que leer este “artículo” que más bien me recuerda otra de las obras de Iriarte titulada “Hacer que hacemos” comedia en la que se retrata al perfecto fachendista, un fastuoso atareado que nunca hace nada.

Todo lo escrito sería irrelevante y superfluo, si todos los cubanos preocupados por la nación, y que miramos a las no muy lejanas “elecciones” en Cuba, no reflexionáramos y observáramos desde bambalinas, como los nombramientos en las primarias, secundarias y finales serán sencillamente representadas en la venidera obra por -como comparara el autor del artículo ¿Galgos o podencos?- Galgos, galgos y más galgos. Sin un solitario candidato de consenso, sin un sencillo dálmata, aún a sabiendas de que será hostigado por la vieja Cruela revolución, sin tener en cuenta el sencillo y antiguo vocablo “diversidad”.
El Granma de este día pasará a la historia del clásico periodismo cubano de actualidad al encontrarse en su primera página el texto editorial “Las verdades de Cuba” en el cual se da a conocer la brutal y evitable muerte de Wilman Villar Mendoza (según se comenta) en las salas de un hospital en Santiago de Cuba, con el acostumbrado lenguaje al atrincheramiento y no, a la tenaz búsqueda de la verdad y la justicia. Aspirar a mirar lo normal a lo lejano, y no a lo cercano, continúa siendo nuestra única y más querida ilusión.