jueves, 26 de mayo de 2011

DesgarradorTestimonio.




Las consecuencias del llamado a la intolerancia en Parques y Calles. 
 joisygarcia@gmail.com

martes, 24 de mayo de 2011

Diario de un mártir, Pedro Luis Boitel.

La Habana, Cuba, mayo de 2011
Carretera de San Pedro.
Joisy García Martínez.

¿Hasta cuándo el sufrimiento de tus hijos, Cuba mía?

Un día como hoy 24 de mayo del año 1972, Osvaldo Figueroa Gálvez “Maqueca”, compañero de celda de pedro Luis Boitel escribió en su diario:

No he dormido en toda la madrugada, así como otros compañeros.
Se quejo en su inconsciencia durante toda la noche. Tiene un aguante inmenso, nunca pensé que durara tanto tiempo un ser humano sin alimentarse. Pedro es el más flaco de todos y con padecimientos estomacales que le quedan de sus huelgas anteriores. Lo que lo mantiene es su espíritu de siempre, aun en sus últimos momentos, está dando una pelea tremenda. Sus armas: la moral, la razón y la justicia. Nos está enseñando el máximo comportamiento de un idealista ante la muerte.

Indudablemente que es un gigante.

8.25am. Su quejido ha ido apagándose poco a poco. Es ya imperceptible, pero sigue moviéndose. Se acaba de despertar. Hoy es el tercer día sin tomar agua ni orinar. Esto es el fin.

9.10 A.M. En la galera hay un respetuoso silencio. Estamos viendo morir a un compañero. Quizás la muerte mas triste, “de hambre”, una muerte lenta, de horas, días y meses con plena conciencia de lo que sucede a su alrededor. Llamé a Edgar para que le eche fresco, mientras le paso un algodón mojado en agua por sus labios secos. Al sentir la humedad era como si la vida le volvía. Se tranquilizó. Al minuto llevó sus dedos con trabajo a la boca. Quería de nuevo que le pasara por sus labios el algodón húmedo. Se lo hago. En su rostro refleja algo que no puedo explicar.

Ahora se lleva su mano derecha al muslo. Hace esta operación varias veces. Quiere decirme algo con eso, pero no sé lo que es. Hace otras señas pero no las comprendo. Quiere hablar o decir algo por gestos. Llamo a Alonso para ver si él puede entender algo de los movimientos de su mano derecha.

Tampoco. Lo pongo a orinar. Nada. Es desesperante. Hay dos compañeros abanicándole. Lo miré bien. Prácticamente es un cadáver lo que hay acostado en la cama, es un bulto pequeño lleno de huesos.

Hablando con dos compañeros, les mostré lo que quedaba de Pedro. Levanté la sabana y asombrados. Uno comentó: “está liquidado”. Su cuerpo consumido totalmente. Apenas tiene movimiento. Pesa unas 78 libras más o menos.

10.03 A.M. Se volvió a despertar. Movió su mano derecha pero ya no tiene coordinación. Se lleva la mano derecha hacia su ojo y se le iba para encima de la cabeza. En un segundo intento se toca la frente y de ahí palpando con las yemas de sus dedos, llega al fin a su ojo. Lo abrió, miró y lo cerró. Al parecer quiso ver con ansiedad todo lo que a su alrededor sucedía, como queriéndolo ver lo mas posible en su ultima mirada. Tenía la boca abierta y empinada hacia arriba, como queriendo atrapar el aire que se negaba a entrar en sus pulmones. Su respiración era lenta, anhelosa y ronca, como la de los moribundos. Está agonizando con absoluta conciencia de su cruel situación y profunda resignación de su muerte. Sufría callado. Esperaba pacientemente…

No pude aguantar más. Le pedí al jefe de la galera que llamara con urgencia a Valdés, ¡que lo estaban asesinando! Inmediatamente se le pidió al sargento que está de posta que viniera Valdés, que Pedro está muriéndose.

1.15P.M. Llegó Valdés. Se le explicó que Pedro se moría y que tenía que llevárselo. Se le exigió. Valdés, sin mirar a Pedro, dijo que ya tenía la orden de sacarlo.
¡Al fin! Enseguida, dentro de media hora vendrían los camilleros a buscarlo. Y se retiró…! Hay esperanzas, hay esperanzas! Dijimos algunos.

4.40 P.M. Acaban de sacar a Pedro. Vinieron tres sargentos con una camilla. Entre Miguel y yo cargamos a Pedro y lo colocamos suavemente, con colchón y colcha, en una camilla.
Alonso, momentos antes, le había colocado debajo de su almohada una medalla del Sagrado Corazón.

Tenía su ojo cerrado, pero vivo aún. Respiraba. Mientras hay vida hay esperanza. Además, ahora no se puede morir. Los compañeros se colocaron a los lados del pasillo, querían verlo, decirle adiós a su manera. Yo le puse mi mano sobre su cabeza como un estimulo a una esperanza.

Sentí un vacío inmenso cuando salio, con él se fue algo mío. Le dije al sargento que me había pedido – fue en unos días anteriores- le pusiera los zapatos, el reloj, los espejuelos y el bastón. El reloj lo lleva puesto en la muñeca izquierda, los zapatos, espejuelos y el bastón van en la camilla. El sargento me pidió los zapatos y espejuelos para llevarlo él. En su cuello enflaquecido colgaba su cadena de oro con sus medallas, una de la Virgen, otra de San Lázaro y una espadita.

Era la 1.40 de la tarde del día 24 de mayo. Completó su día 53 de huelga de hambre. Lo sacaron por la salida que da a la calle o a la entrada para la Sala Pity del Hospital de aquí, del Príncipe. Pienso que va para el Hospital Militar, donde estuvo casi tres años la otra vez.

Ya todo terminó. Siento un gran vacío dentro de mí. Con él se fue algo mío. Estoy cansado a más no poder. La fatiga invade mi cuerpo y lo que quiero es descansar. Cerrar los ojos y que cuando los abra saber que Pedro está bien. Creo que n o hay más nada que poner. Lo demás lo dirá el tiempo.

9.25 P.M. Pensé que ya esto había acabado. Estuve esperando para ver si escribía o no. Después he meditado, vuelvo a escribir por estar relacionado con Pedro. Como a la hora de que lo sacaron, vino un sargento y pidió el plato de él. Le dije que lo había guardado porque no hacia falta. Entonces me dijo que le diera otro o una vasija para llevarle la comida. Eso indica una sola cosa. Está en la sala Pity del Hospital de aquí, o en otro lugar del Príncipe. ¿Con que fin? Le irán a dar asistencia o lo dejaran morir. Sólo queda esperar y rezar por su vida.
Fragmentos de “Diario de un Mártir” Pedro Luis Boitel 1931-1972, conmovedor testimonio e importante relato histórico, escrito por Osvaldo Figueroa Gálvez, compañero de Pedro Luis Boitel en la prisión del Castillo del Príncipe.

joisygarcia@gmail.com

Pinocho, corazón de madera.

La Habana, Cuba, mayo de 2011
Carretera de San Pedro.
Joisy García Martínez.

Una de las razones que esgrimen los dirigentes y partidarios del octogenario gobierno neocomunista de La Habana para no reconocer una oposición creciente, es que son “asalariados de alguien”, sean los Estados Unidos, la Unión Europea o los naturalmente exiliados, que por distintas razones históricas, -sean políticas, sociales ó económicas- generan los llamados sistemas totalitarios.

Continuamente tildan a sus opositores, sean periodistas, políticos, meros ciudadanos o simplemente miembros de la emergente sociedad civil de ejercer sus derechos políticos y sociales con motivos puramente egoístas y mezquinos. En el corto tiempo que he estado relacionándome con la oposición pacifica no palpé que los impulsos de su militancia tuvieren como prioridad tales fines, -hubiera sido muy decepcionante para mi tal descubrimiento- sin embargo, después de haber hablado con un foto reportero del sistema imperante -y que por lógicas razones mantendré en el anonimato- descubrí, su mediocre salario, las necesidades que pasan y los estímulos por artículos escritos que defienden la ahuecada ideología imperante y he llegado a la conclusión de la falta de ética, la hipocresía, la falsedad y la doble moral de muchos de los políticos y escritores de nuestros tiempos.

En libros que recogen la historia pre-revolucionaria, encontré varios aspectos importantes en el tema. Uno de los pasajes que me llamó la atención fue, el discurso pronunciado por el Sr. Fidel Castro en los Estados Unidos en noviembre de 1955, cuando las plazas y parques pertenecían a los ciudadanos y no existían electores con aspiraciones políticas de cuarta categoría. Estaba visitando Nueva York y allí pronuncio un discurso en el Palm Garden de la calle 52, en el mismo exhortaba al público, en su mayor parte de exiliados cubanos, para que donaran fondos para el movimiento revolucionario. También hablo por esos días en el Flagler Theatre de Miami “No nos importa si tenemos que mendigar por la patria, dijo, “lo hacemos con honor”.

¿A caso era un asalariado del imperio?, ¿era anexionista él y su causa revolucionaria?
Constantemente me pregunto:
¿Existirán en el mundo, causas sin fondos, sin recaudaciones de partidarios y simpatizantes? ¡Imposible!, ¿Periodistas sin fondos? imposible ¿sociedad civil sin fondos? Imposible

Así mismo, en mis modestas lecturas hallé un pensamiento Castrista que se mantiene hasta nuestros días, y muestra de ello son las incontables mesas redondas que por los estatales medios de difusión transmiten con invitados foráneos “mientras haya un solo puertorriqueño, uno solo, que desee la independencia de su país, nosotros tendremos el deber moral y político de apoyarlos. ¡Incluso si hay uno solo! El día que ya no haya ninguno, cesará nuestro compromiso con Puerto Rico”
¿Como los apoyan?, ¿son asalariados los que luchan por la independencia en Puerto Rico? ¿Serán ingerencias las del anciano gobierno de Cuba? Absurdas cochinadas políticas.

La sociedad civil suele definirse como una comunidad creada de forma espontánea y económicamente independiente, que reúne a personas en torno a un sistema de valores y que voluntariamente organiza actividades políticas, económicas o culturales con independencia del Estado, en las cuales se hacen conscientemente y sin esconderse colectas públicas para sus fines.

Los políticos tienen un deber ético y moral con su gente, hoy traigo a coalición el vejo episodio del libro de Ernest Hemingway “El Viejo y el Mar” en el cual Santiago -abandonado de la suerte- logra pescar el pez más grande de su vida y después de enormes sacrificios e impotente, no puede hacer otra cosa que mirar cómo a sido devorado por los tiburones, y dice, “Lo siento, fui demasiado lejos. Nos arruiné a los dos”.Para este emergente lector-escritor, hemos llegado al límite, nos han arruinado a todos, culpa única de Pinocho, corazón de madera.
joisygarcia@gmail.com

jueves, 19 de mayo de 2011

Totalitarismo.



La Habana, Cuba, mayo de 2011
Carretera de San Pedro.
Joisy García Martínez.
Mientras mas Internet, mas universidad gratuita para todos.

En una tarea individual que me he propuesto, y en busca de mejores términos para la palabra TOTALITARISMO encontré, que se conoce como totalitarismo a las ideologías, los movimientos y los regimenes políticos donde la libertad está seriamente restringida y el Estado ejerce todo el poder sin divisiones ni restricciones, de un modo mucho mas intenso que el teórico poder absoluto de las monarquías del Antiguo Régimen.

Los totalitarismos, o regimenes totalitarios, se diferencian de otros regimenes autocráticos por ser dirigidos por un partido político que pretende ser o se comporta en la práctica como partido único y se funde con las instituciones del Estado.

Estos regimenes, por lo general exaltan la figura de un personaje que tiene un poder ilimitado que alcanza todos los ámbitos y se manifiesta a través de la autoridad ejercida jerárquicamente. Impulsan un movimiento de masas en el que se pretende encuadrar a toda la sociedad, con el propósito de formar un hombre nuevo en una sociedad perfecta, y hacen uso intenso de la propaganda de distintos mecanismos de control social y represión tales como la policía secreta y los campos de concentración.

El totalitarismo es un monismo sociológico porque su ideología supone la inexistencia y consecuente negación de la persona como un elemento individual que posee libre albedrío, y mas bien considera al hombre en función de la sociedad, el ser humano en cuanto a que es parte o miembro de una sociedad, no en cuanto a que es una persona para si.

Los regimenes totalitarios manejan su propia concepción del derecho afirmando que solo existe un derecho positivo que el estado otorga a las personas. Es decir que no existen derechos naturales en las persona humana de manera natural. Los derechos naturales que pudiesen existir, el totalitarismo considera que son otorgados por el estado, por lo tanto pasan a ser derechos positivos.

Una frase muy citada de un texto realizado conjuntamente por Mussolini y su principal ideólogo Giovanni Gentile dice: “para el fascismo, todo esta dentro del estado y nada humano o espiritual existe ni tiene valor fuera del estado, en ese sentido el fascismo es totalitario”

La critica mas antigua al totalitarismo procede de la Escuela de Fráncfort, preocupada por el proceso que había hecho que la razón, aplicada a la explosión del ser humano y revestida de la retórica de la eficacia y la utilidad, hubiera contribuido a que los nazis sistematizaran el exterminio.

Interesante descubrimiento el adquirido por mí en la Internet, menos mal que soy cubano alfabetizado, no sé lo que es el totalitarismo y vivo en el “primer territorio libre de analfabetismo en America Latina” ¡viva Cuba libre!
Mucha más información en http- es Wikipedia.org-wiki-Totalitarismo


martes, 17 de mayo de 2011

¡Animó compañero!


La Habana, Cuba, mayo de 2011
Carretera de San Pedro.
Joisy García Martínez.

He recibido un mensaje de un querido amigo, desanimado me informa que los precios en las comunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba son sumamente explotadores y continúa expresándome entre otras, que el periodismo ejercido con ética y honesto es bueno, pero como el mundo esta dominado por poderes mayoritariamente deshonestos es muy peligroso, y si algún día lograra cambiarlo todo de un plumazo, al poco tiempo sufriría la decepción de que nuevamente habrían oportunistas, corruptos y deshonestos.     

Hoy soy optimista, y quisiera pensar en que ya una parte de esos poderes tiembla y los explotadores, oportunistas, corruptos, deshonestos y torturadores psicológicos, podrán ser muy pronto destituidos, que el diseño de vida en el que hemos estado forzados a vivir los cubanos por mas de 53 años cambiara, y cambiara gracias a nosotros mismos, rescatando nuestro indiscutible derecho a comportarnos como ciudadanos libres, en un país esclavizado.

Sé que el periodismo y toda forma de manifestación e inconformidad en una dictadura totalitaria juega con fuego, pero somos cada día mas los dispuestos a poner nuestras espaldas en busca de la verdad o de algún que otro horrible latigazo, reciente es el caso del opositor pacifico Juan Wilfredo Soto de 46 años de edad en Santa Clara, quien comentan, fue golpeado por la policía nacional revolucionaria y muriera en un hospital de Santa Clara el pasado día de la Madre, hoy miro mas que nunca hacia adelante y me estimuló en la búsqueda de mis sueños de justicia.

Sin lugar a dudas puedo inferir que Juan Wilfredo Soto, lamentablemente es la primera victima del último discurso del General Presidente Raúl Castro, en el cual exhorto a sus partidarios a la intolerancia en los parques y plazas del país.

Hoy le envío un mensaje de aliento en esté post a mi querido amigo y le trasmito una frase que un entusiasta lector me remitió en momentos difíciles. ¡Animó compañero! a Cuba la cambiaremos.



martes, 10 de mayo de 2011

Un susto tecnológico.


La Habana, Cuba, mayo de 2011
Carretera de San pedro.
Joisy García Martínez.

El cubano, Canis lupus de sus propios hermanos.

Las violaciones en los precios son un problema cotidiano, los ciudadanos hemos perdido la práctica de reclamar nuestros derechos y dócilmente aceptamos las violaciones y robos, que impúdicamente consentimos a diario.

El fin de semana pasado me llegue hasta la casa de mi madre para llevarle unas frutas, en el viaje sentí la necesidad de utilizar un baño y después de VARIOS MINUTOS caminando, me dirigí hacia un baño público. Una fila de aproximadamente 6 personas me esperaba, al llegar mi turno, una señora mayor y yo le abonamos a la trabajadora de la puerta 20 centavos, suponíamos que era el precio establecido por estos servicios públicos y como por ninguna otra parte se establecía su costo, dedujimos que como en otros, el precio era estándar.

La señora del establecimiento salto indignada y frente a 4 o 5 personas nos devuelve los 20 centavos, con aparente molestia e indignación nos explica que ya en Cuba nada valía ese precio, en que país creen ustedes que estamos viviendo, entre muchas cosas más que argumentaba.

Entre los bajos salarios del gobierno y estos estafadores estamos muy bien, me asegura la señora que va delante de mí en la fila.

Cansado de apretar mis labios y gesticular la cabeza en un constante no, perdí la paciencia y lancé el miedo y la indolencia de mi cabeza, en un abrir y cerrar de ojos tenia mi cámara en mano, le pregunto a la señora si estaba segura de lo que decía, y ella insistía, sin saber que yo le tomaría una foto al baño. Al tirar la foto al baño y al establecimiento, la señora me dice: mijo no hagas eso, para donde va esa foto, yo le contesto -bien bajito- que esta foto era para enriquecer un artículo que pronto se elevara a la Web y en el cual se dará a conocer los nuevos precios establecidos para las necesidades higiénico sanitarias de los cubanos, la señora perturbada empieza a devolver a todos los presentes el peso, se le veía en la cara su culpabilidad y el susto causado por la tecnología.

Yo no acepte la devolución del peso, ya estaba decidido hacer publico lo ocurrido y conversamos unos minutos los allí presentes sobre nuestra indefensión ciudadana. De ninguna utilidad seria sancionar o despedir a la trabajadora del baño público, sinembargo exigir la divulgación de los precios y la obligatoriedad de hacer cumplir lo (supuestamente establecido) a los administradores o dueños de negocios estatales, seria de beneficio,  pues pienso que esto traería menores molestias y un mejor estado de opinión de los usuarios, sin los cuales no habría razón laboral.




jueves, 5 de mayo de 2011

Carta de Renuncia.


La Habana, Cuba, 4 de abril de 2011
Carretera de San Pedro
Joisy García Martínez.

A: Silvio Benítez Márquez, Presidente del Partido Liberal de la República de Cuba.

Estimado Silvio,
Por este medio solicito formalmente la renuncia a la Organización que usted representa, y de la cual he sido fundador, por decidir encausar mis esfuerzos en pro del perfeccionamiento de nuestra sociedad desde una perspectiva cívica.

Les deseo sinceros éxitos, en sus empeños futuros.

Sin más, respetuosamente.
Joisy García Martínez.