jueves, 15 de diciembre de 2011

Señales de negra esperanza.



La Habana, cuba, diciembre de 2011.
Joisy García Martínez.

A la famosa frase “Elecciones para qué” podríamos darle la segunda y actualizada versión gubernamental del fin de año 2011 “Derechos Humanos, para qué”

Acciones no violentas como las acontecidas el 9 de diciembre por el Movimiento Democracia y grupos de exiliados a solo 12, 5 millas de las costas cubanas hacen brotar la intolerancia del régimen de La Habana, quienes acaban de celebrar el día internacional de los Derechos humanos con una ola de arrestos en nuestro país, poniendo a relieve su cambio de mentalidad.

Los fuegos artificiales lanzados por la flotilla “Luces de libertad” de 5 embarcaciones fueron vistos por vecinos del malecón en la Isla, quienes aseguraron haber observado destellos por aproximadamente 3 horas y movimientos inusuales en las cercanías del vecindario. Los toques de cazuelas se sumaron, mientras otras informaciones aseguran que fueron agredidos periodistas acreditados en Cuba de la agencia Associated Press (AP) que trataban de entrevistar a jóvenes cubanos que se encontraban en el malecón habanero, agregándose informaciones de que en la violenta represalia un camarógrafo recibió golpes en el rostro y a otro le torcieron el dedo pulgar en medio de un forcejeo con una veintena de partidarios del gobierno que se encontraban en la zona.

Amigos que han leído estas informaciones han comentado que los cubanos tenemos derecho a tener derechos, pero, que si ya no son respetados ni los propios periodistas extranjeros acreditados por el gobierno en Cuba, que quedara para los que ejercen afición a la fotografía o al periodismo ciudadano, “otro día de celebración de los derechos humanos en el mundo debería ser celebrado expulsando al gobierno cubano de esos foros” aseguró indignado un vecino de Guatao.

Lo acontecido por estos días en el país solamente está demostrando en que dramática medida el régimen de La Habana reprime a la base social existente, y la importancia que le atribuye a la institucionalidad de los derechos ciudadanos y de la sociedad civil.
A la famosa frase de “Elecciones para qué”, podríamos sumarle la segunda versión del desprecio a los derechos ciudadanos “Derechos Humanos y elecciones, para qué”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada