jueves, 10 de noviembre de 2011

¿!David de que!? Pepito.



La Habana, 30 de octubre de 2011
Joisy García Martínez.

Cuando alguien en Cuba quiere hacer un cuento jaranero, chistoso o algo similar, en la mayoría de los casos el personaje principal es citado con la designación de Pepito, este personaje ya nos es familiar para todos, y en consecuencia lo tenemos presente para todas las historietas que se hacen en las tertulias.

Desde que tengo uso de razón en mi país se nos dice que Cuba es semejante a un pequeño David, ese personaje mítico que tuvo una vida exultante y que se enfrentó con su cayado y honda al enorme y poderoso Goliat, agregándosenos también a la historieta, que Goliat – en la ya histórica distención Cuba-EEUU- está representado por el grandote y poderoso vecino del norte.

La historia de David, entre tantas anécdotas, impresionó tanto al pintor italiano Michelangelo Merisi da Carabaggio (1571- 1610) que después de un intento de asesinato en Nápoles pinto un cuadro que titulo “David vencedor de Goliat”, comentándose de él, que se autorretrato en la figura de Goliat, pues tenía la impresión de que moriría en esa forma.

¿!David de que!? Pepito.
Al observar el enorme y gordo problema cubano, que tiene a la generalidad de nuestra gente tan desgastada y flaca, se le ha ocurrido a un amigo cambiarle el nombre de David por el de Pepito, arguyéndome que en realidad este pequeño David debiera llamarse Pepito como el de los cuentos, por ser labrador de cizañas, un insoportable jodedor, siempre enemistado y enemistando, el cual por sus amplios medios de difusión difama, tergiversa y emplaza a conveniencia a todos los que lo cuestionan en esta tierra, pequeñuelo indisciplinado, siempre riñendo con todos, limitador de libertades, creo que sí, que a partir de hoy por mí será llamado “el revoltoso Pepito”.

Pepito es quien impide a sus ciudadanos poder entrar y salir libremente del país, el que nos reprime al querer asociarnos a un grupo político, es el que detiene la iniciativa, al no poder crear las personas una pequeña empresa privada. Pepito es el culpable de las continuas restricciones a que los gobernantes nos tienen acostumbrados y cuando le cuestionamos las absurdas medidas, -como si fuéramos tontos- nos responde, todo es culpa del gigante Goliat.

www.twtter@criolloliberal.com



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada