Blogroll

jueves, 20 de octubre de 2011

Laura, fuente de inspiración.

La Habana, Cuba, octubre de 2011
Joisy García Martínez.

Me adentre un tantico más en el mundo de la disidencia pacifica cubana por un libro titulado “Enterrados vivos”, editado en los Estados Unidos por el Grupo de Apoyo a la Democracia, y cuyo autor, Héctor Maseda Gutiérrez se encontraba en prisión cumpliendo una condena de 20 años de prisión política, en el leí por primera vez la frase en latín !AQUILA NON CAPIT MUSCAS! (¡El Águila no caza Moscas!), era, y continúa siendo, una voz más levantada a la que querían silenciar, doblegar o acoquinar.

En la introducción del mismo el Poeta, periodista y expreso político Manuel Vázquez Portal describía al autor como a un hombre amante de la libertad y degustador de la verdad, y agregaba “La libertad para él ha sido, y es, el agradecimiento del ser humano, el respeto al semejante y la posibilidad de pensar y expresarse que tiene cada individuo. La verdad no la ve como única e irreversible, sino que la sume plural, abierta, susceptible de cambios para que en su fortaleza no devenga dogma irrevocable. Gusta de la discusión sin censura y del dialogo aportador. Nunca lo vi imponerse como dómine a pesar de su sabiduría. Nunca lo vi dictar desde la cátedra humana que es. De sencillez se engalana su espíritu. De nobleza y generosidad se visten sus acciones. De tesón se construye su cotidianidad. De perseverancia se hacen sus anhelos alcanzo la dimensión de héroe sin proponérselo. Sólo aspiraba a ser un buen ser humano”.

La dedicatoria del libro dice: “Dedico este libro a mi esposa Laura, sin su ayuda, amor y dedicación, no hubiera podido realizarlo. A mis hermanos de causa “Los prisioneros de la primavera Negra de Cuba”; a todos los hermanos de lucha y a los miles de hombres y mujeres que mueren en las cárceles castristas.

El viernes 14 de octubre de 2011 a las 8:17 PM un SMS, que me llego, me informaba del deceso de Laura Pollán, esposa de Héctor Maseda, profesora graduada en español y literatura, una de las principales líderes de las Damas de Blanco, ese grupo de mujeres que surgieron durante la celebración del Día de la Madre del año 2003, cuando un grupo de mujeres tuvieron que asumir las consecuencias de la detención arbitraria de sus familiares. Laura lucho incansablemente por la libertad de su esposo y de todos los presos políticos cubanos.

Hoy la despedimos un grupo de admiradores, amigos y familiares en su modesta casita de la céntrica calle Neptuno en La Habana, conmovidos profundamente en nuestros corazones, no le decimos adiós, su ejemplar sacrificio constituye un compromiso aun mayor, serás fuente de inspiración para defensores de causas justas, para nosotros, los enterrados vivos, siempre recordaremos tu voz defendiendo la razón, la paz, el amor y la reconciliación, que Dios la acoja y proteja.



1 comentarios:

Publicar un comentario

Blog Archive