martes, 30 de agosto de 2011

Gobierno cubano alza la muralla a la comunidad LGBT.


La Habana, Cuba, Agosto de 2011
Joisy García Martínez.

El gobierno cubano permitió en junio la primera marcha por el paseo del prado de la comunidad LGBT y nuevamente intenta proscribir el llamado “pecado nefando” de la sociedad en que vivimos, permitiendo oficialmente nupcias entre la primera transexual cubana Wendy e Ignacio, un gay antagonista al gobierno de La Habana.

El pasado sábado 13 de agosto en horas de la tarde contrajeron nupcias dos miembros de la comunidad LGBT “Lesbiana, Gay, Bisexual y Transgénero” en el Palacio de los Matrimonios sita en Mayía Rodríguez entre Carmen y Patrocinio en la localidad Habanera de La Víbora de La Capital cubana. Se trata de la pareja Wendy Iriepa y el gay Ignacio Estrada, los dos miembros de la comunidad LGBT. Como padrinos de la boda se encontraban presentes la multipremiada bloguera Yoani Sánchez y su esposo el periodista independiente Reinaldo Escobar, quienes estamparon ante una notaria oficialista sus firmas para esta unión. La presencia de la prensa nacional y extranjera se hizo visible, y una multitud de curiosos y vecinos observaban el acontecimiento con algún que otro desconcierto y asombro.

En el brindis que ofreció el padrino, periodista y bloguero, por la felicidad de los novios, Escobar expresó palabras de su inspiración que hicieron reflexionar a todos los presentes y que literalmente nos comunicaban:
Quiero brindar por el sol y por la luna. En español, el primero es masculino y la segunda femenina.
Pero en otras lenguas, por ejemplo en alemán, se dice die Sonne y der Mond, o lo que es igual, completamente al revés que en nuestro idioma, desde el punto de vista de la clasificación de géneros. ¡Allá la gramática con sus estrecheces conceptuales! ¿Quién brilla más aquí en esta pareja? ¿Quién aquí eclipsa al otro? ¿Quién emite, quien refleja?
Dos astros, dos personas acaban de enlazar sus destinos. Por oscuras que sean las nubes, siempre serán pasajeras. Brindemos por los novios, o por las novias, como se prefiera, por la luz propia de cada uno y por todo lo que puedan reflejar.

Desde 1973, la comunidad científica internacional considera que la homosexualidad no es una enfermedad y por temor a la intolerancia y al desprecio social algunos ocultan su llamada transición.  La emancipación de los homosexuales al parecer comenzó en la tierra donde no se permiten otros partidos políticos y las discrepancias son penalizadas, la Bandera arcoíris símbolo del movimiento LGBT fue paseada por toda la Habana este pasado 13 de agosto como regalo irónico al ex presidente Fidel Castro, quien también cumplía 85 años en esté día. Como sugiriera Nicolás Guillen en uno de sus poemas, la comunidad LGBT ha pedido, con un mensaje de amor sin fronteras, que alcen la muralla a la tolerancia, y juntemos todas las manos, para de esta forma desterrar el prejuicio y la antipatía hacia lo que nos hace naturalmente diferentes a los unos de los otros.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada